Miércoles, 3 de Febrero de 2010

Anulaciones de trenes en la huelga de 36 horas en Francia

EFE ·03/02/2010 - 09:40h

EFE - Trenes aparcados en la Estación ferroviaria de Lyon, al este de Francia, durante una huelga de los trabajadores de la estatal compañía de ferrocarriles SNCF. EFE/Archivo

La huelga de 36 horas en los ferrocarriles franceses provocaba hoy, en las primeras horas de la protesta, la anulación de trenes en línea con lo que la dirección de la empresa estatal SNCF había anticipado.

La Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF) explicó en un comunicado que en torno a una docena de horas después del inicio del paro ayer a las 20.00 locales (19.00 GMT), "la circulación de los trenes, perturbada por un movimiento social, es conforme al plan de transporte previsto por la empresa".

Eso significa que seguían en servicio de media dos de cada tres trenes de alta velocidad (TGV) habituales y la mitad de los otros convoyes de largo recorrido con trayecto interior, así como la mitad de los regionales y dos terceras parte de los cercanías de París.

Hasta el fin de la huelga, mañana a las 8.00 locales (7.00 GMT), también deben funcionar la práctica totalidad de los trenes internacionales: los Elipsos de noche desde París a Madrid y Barcelona, así como los del sentido inverso; los Thalys que conectan con Bélgica, Holanda y Alemania; los Eurostar a Londres; los Lyria a Suiza; los Artesia a Italia.

Una de las muy pocas excepciones en los trenes internacionales son los Talgo diurnos con origen y con destino en España, que habían sido suspendidos hoy.

La SNCF había calculado que el seguimiento de la protesta iba a ser similar al de la huelga del pasado 20 de octubre -entonces se habló de una participación de entre el 24% y el 32%, según las fuentes-, que se había organizado por los mismos motivos que ahora.

Sin embargo, la Confederación General del Trabajo (CGT), que esta vez ha conseguido que se unan al paro las otras tres grandes centrales de la empresa, espera que esta vez se llegue al 40%, con el objetivo de "crear una relación de fuerza para obligar a la dirección y al Gobierno a abrir negociaciones".

El responsable de la CGT en la federación ferroviaria, Didier Le Reste, que había amenazado con poner en marcha una huelga indefinida si no se les escuchaba, reiteró hoy la principal razón de la movilización, los planes de la compañía para suprimir cientos de empleos este año.

Le Reste, en una entrevista a la emisora de radio RTL aseguró que según el presupuesto de 2010 se suprimirán 3.713 puestos de trabajo, y no los 1.404 que indicaba la dirección.

La CGT, esta vez junto a la Unión Nacional de Sindicatos Autónomos (UNSA), Sud-Rail y la Confederación Francesa de Trabajadores (CFDT), también critica los planes de reajuste del transporte de mercancías, que según los sindicatos es un abandono de esta actividad en beneficio de operadores privados que entren en este negocio.