Martes, 2 de Febrero de 2010

Amorim dice que las armas nucleares son un riesgo para la democratización global

EFE ·02/02/2010 - 17:14h

EFE - Expertos, políticos y celebridades atienden durante la sesión matinal de la denominada Cumbre Global Zero para la eliminación de las armas nucleares, en París, (Francia). Con el objetivo de avanzar hacia un mundo sin armas nucleares, políticos, expertos, científicos, diplomáticos y celebridades se reúnen desde hoy en París en esta conferencia organizada por el movimiento "Global Zero", que pretende impulsar la iniciativa del desarme nuclear.

El canciller brasileño, Celso Amorim, aseguró hoy que "las armas nucleares no son necesarias" y suponen "un riesgo para la verdadera democratización de las relaciones internacionales", durante la conferencia Global Zero de París, que aboga por un mundo desmilitarizado desde el punto de vista atómico.

Tras la inauguración de la cita que reunirá a cerca de doscientos expertos, políticos y celebridades hasta el próximo jueves, el ministro de Exteriores brasileño dijo en su ponencia que "la era del balance del mundo" basada en los arsenales nucleares "está acabada".

Amorim, quien recordó que la Constitución de su país garantiza el uso de la energía nuclear sólo para fines pacíficos, señaló que existen otros retos del siglo XXI, como la seguridad alimentaria, y advirtió de que las armas atómicas suponen un "riesgo para la verdadera democratización de las relaciones internacionales".

"Las armas nucleares no son necesarias, tanto desde el punto de vista de la seguridad" como desde una óptica basada en el equilibrio estratégico, declaró el canciller ante una audiencia de la que formaban parte la reina Noor de Jordania, el actor Michael Douglas o el ex secretario de Estado de Estados Unidos George Shultz.

Amorim puso sobre la mesa la catástrofe que ha supuesto el terremoto de Haití y explicó que el seísmo ha devastado un país y ha dejado decenas de miles de muertos, con una capacidad de destrucción equivalente al de "varias armas nucleares".

El máximo responsable de la diplomacia brasileña culminó su intervención con una metáfora, al hablar de la "tremenda explosión silenciosa" que supondría conseguir un mundo sin armas nucleares.

Amorim cerró con esta intervención una gira durante la cual se entrevistó en París con la directora general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la búlgara Irina Bokova, después de participar en el Foro Económico de Davos.