Martes, 2 de Febrero de 2010

El ministro israelí que prefiere los bares a las cenas oficiales

Polémica en los medios de Israel que denuncian juergas y desplantes del ministro de Turismo en los viajes oficiales

EFE ·02/02/2010 - 15:30h

El ministro israelí de Turismo, Stas Misezhnikov.

El ministro israelí de Turismo, Stas Misezhnikov, se ha visto envuelto en una polémica tras la revelación de que presuntamente actuó de modo poco profesional en varios viajes oficiales, entre ellos uno reciente a España y Portugal. Además de sus desaires en España, Miseznikov también está en el punto de mira por sus cancelaciones de última hora, retrasos o juergas nocturnas en Bielorrusia, Brasil y Argentina, informan hoy medios locales.

En la capital española, hace un par de semanas, el titular de Turismo protestó porque la ceremonia en homenaje a las víctimas del Holocausto se prolongó más de dos horas. Después, tenía previsto asistir a una cena con medio centenar de empresarios llegados de distintos puntos de España, pero media hora antes del evento canceló su participación con el argumento de que estaba cansado, según dijo al canal 10 de la televisión local el presidente de la Cámara de Comercio España-Israel, Gil Gidron. "Ellos (los asistentes) no estaban muy contentos, por no usar otro término. Nos costó mucho traer a toda esa gente y el ministro canceló en el último minuto", declaró Gidron. Los socios de la Cámara habían pagado 30 euros por el cubierto y los no socios el doble, según la convocatoria que figura en su página web.

"Se fue de bares en Madrid"

Los medios aseguran, en base a fuentes oficiales del país, que tras cancelar su participación en la cena, Miseznikov se fue de bares en Madrid con sus asesores, algo que también hizo otras noches durante su semana en la Península Ibérica.

Los viñetistas publicadas hoy en los medios en Israel ironizan sobre esta información presentando a Miseznikov abandonando un acto de recuerdo del genocidio judío mientras dice: "Esta cosa del Holocausto me ha arruinado la tarde". Otra caricatura muestra al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, a su llegada ayer al aeropuerto de Ben Gurion, donde pregunta a su anfitrión israelí por "ese ministro que sabe de juergas".

Visto en la playa

El diario "Haaretz" desvela hoy que los incidentes en España son sólo la "punta del iceberg". Hace dos meses, en Brasil y Argentina, donde acompañaba al presidente Simón Peres, el ministro llegó tarde o no se presentó a encuentros oficiales, y pasó varias noches de bares. Una mañana en que había cancelado una entrevista fue visto regresar de la playa, según una fuente citada por el periódico.

En Buenos Aires, el ministro abandonó sin dar explicaciones el principal acto de su delegación, el homenaje a las víctimas del atentado contra la sede de la AMIA en 1994, porque estaba molesto con el retraso por motivos de seguridad.