Martes, 18 de Diciembre de 2007

Un supercable limpio y potente

Investigadores españoles presentaron ayer un nuevo cable conductor de energía eléctrica para combatir los apagones

B. S. ·18/12/2007 - 00:01h

Los investigadores Xavier Obradors, Alvar Sánchez y Xavier Granados, ayer, con el material del supercable. EFE

El aumento de la demanda de energía eléctrica provoca con frecuencia cortes en el suministro de la misma. Se debe, en parte, a que las redes actuales no soportan las peticiones que se les hacen. Esto es lo que provocó, por ejemplo, los recientes apagones de Barcelona o el corte que afectó a 40 millones de estadounidenses en 2003.

Un equipo mixto de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Autónoma de Barcelona presentó ayer en la capital catalana el proyecto Supercable. Su objetivo es crear el cable de distribución eléctrica más potente del mundo, capaz de transportar hasta cinco veces más energía que los sistemas actuales. El nuevo modelo de cable se probará antes de dos años en un lugar de la red de distribución aún por determinar, aunque sus creadores prevén una rápida expansión a escala industrial.

Posibilidades del supercable
El investigador del CSIC y director del proyecto, Xavier Obradors, del Instituto de Ciencia de Materiales de Barcelona, destaca que existe un conflicto entre una demanda creciente de consumo eléctrico y una tecnología que no es capaz de responder a ese ritmo de demanda. Según Obradors, con este nuevo cable se añade "una mayor capacidad para transportar energía y una mayor eficiencia, ya que no se perderá tanta energía entre el origen y el consumidor final". "Todas las tecnologías tienen un fin de ciclo y la superconductividad permite nuevas posibilidades", precisa.

Entre sus beneficios, Obradors incluye la reducción de emisiones de CO2, ya que el superconductor evita que se pierda energía durante su transporte. Su uso sólo en Cataluña evitaría la emisión de medio millón de toneladas de CO2 anuales.

Con los actuales sistemas de distribución, sólo se aprovecha un 40% de la energía que se crea. El nuevo cable superconductor permitirá utilizar hasta un 55%, según sus creadores.

El proyecto del cable superconductor se está desarrollando también en países como EEUU, Japón y Corea. En Europa sólo ha habido otro cable de este tipo, en Dinamarca, aunque la iniciativa española es la de mayor potencia en la gama de distribución de voltaje intermedio.

El primer objetivo de Supercable es la fabricación y realización de pruebas de un cable de 30 metros de longitud, con el nivel de corriente de 3.200 amperios de valor efectivo de corriente (frente a los 600 amperios actuales).

El proyecto, que ha recibido el premio Novare 2007 de eficiencia energética que otorga Endesa, demuestra, para Obradors, el interés de esta compañía por apostar por las nuevas tecnologías, ya que éstas pueden ayudarles a solucionar el conflicto con el que se están encontrando. "Los usuarios quieren aumentar tanto la fiabilidad como el consumo de energía, al tiempo que las compañías tienen que cumplir unas condiciones medioambientales", explica el director del proyecto. La implantación de este nuevo cable compatibilizaría estos dos ámbitos.

Este nuevo modelo de cable es un primer paso al que le seguirán generadores, transformadores, motores y limitadores de corriente. El proyecto también incluye el desarrollo de superconductores de segunda generación con nuevos materiales.