Lunes, 17 de Diciembre de 2007

España echa sus redes en la cumbre de la UE

El Gobierno trata de eliminar restricciones a la pesca

PANCHO TRISTÁN ·17/12/2007 - 21:54h

“Hay un buen informe científico”. Ésa fue una de las expresiones mas utilizadas estos días por el secretario general de Pesca Marítima, Juan Carlos Martín Fragueiro, para defender los objetivos del Gobierno de España en la cumbre europea que decidirá el Total Admisible de Capturas (TACs, por sus siglas en inglés) en aguas comunitarias para el año 2008.

El cónclave de ministros europeos de Pesca comenzó ayer. Y Greenpeace se quedó con el protagonismo de la inauguración al tapiar la sede del Consejo de la UE en señal de censura por los negativos efectos de la actividad pesquera sobre la fauna marina.

La organización ecologista asegura que “el Consejo de Ministros ha sido un desastre total para la pesca”. Lo dijo la responsable de la Unidad Política Marina de Greenpeace en Bruselas, Saskia Richartz. Según la información oficial de la administración europea, el “riesgo biológico” es el primero de los criterios que se tienen en cuenta a la hora de realizar el reparto de las cuotas. Las propuestas de la Comisión, aseguran, están basadas “en los últimos informes científicos”.

La ministra Elena Espinosa llegó al cónclave con una cartera plagada de buenas intenciones para el sector pesquero. La UE presentó el mes pasado el documento base para el reparto de las cuotas. El Ministerio terminó la semana las reuniones con las administraciones públicas y los representantes del sector. En base a esas conversaciones, el Ministerio de Agricultura y Pesca estableció sus prioridades para la cumbre.

Las propuestas

Los objetivos de la delegación española en la cumbre son cuatro: el número de días de pesca de merluza y cigala sur, el uso en aguas del sur de Galicia de las nasas –se trata de un arte tradicional en la comunidad–, el tamaño de las redes de volanta, y el mantenimiento de las cuotas asignadas para la pesca de rape, gallo y merluza.

Los documentos previos establecen que el número de días de pesca de merluza sur no exceda los 194. El Ministerio quiere llegar hasta los 216. “Ya puedo anticipar que no van a ser 194 días, porque España está en una posición inmejorable para conseguir días adicionales a esos 194”, explicaba Martín Fragueiro defendiendo la calidad de los informes científicos que avalan las propuestas españolas.

Con respecto al uso de las nasas, el alto funcionario lo tiene claro: la prohibición del uso de ese arte en aguas del sur de Galicia, que tiene que ver con su carácter perjudicial para la población de cigalas, debe de ser eliminada. Asegura que los estudios realizados indican que el uso de ese arte no afecta al citado marisco. Y algo similar sucede con las volantas: la UE quiere extender la prohibición de pesca a las aguas de más profundidad. Y el Gobierno español está en contra. Evitar los recortes en la pesca de rape, gallo y merluza es el otro objetivo de la delegación española.

Colapso medioambiental

Desde Greenpeace, la propuesta va mucho más allá. La ONG hace una enmienda a la totalidad al referirse a la cumbre: “A menos que se introduzcan cambios y se escuche a los ministros de Medio Ambiente, la pesca en Europa se enfrenta a un colapso económico y ambiental”, afirmó Saskia Richartz.

Noticias Relacionadas