Lunes, 17 de Diciembre de 2007

Teherán niega la vinculación de extremistas azerbaiyanos con su servicio secreto

EFE ·17/12/2007 - 21:56h

EFE - La televisión estatal azerbaiyana, denunció que estaban vinculados con el cuerpo de Guardianes de la Revolución. En la imagen, el general Rahim Safavi.

La embajada de Irán en Bakú negó hoy toda vinculación entre un grupo de extremistas islámicos condenados la semana pasada en Azerbaiyán y los servicios secretos iraníes.

Al informar de la detención de los extremistas, condenados por urdir un golpe de Estado, la televisión estatal azerbaiyana, denunció que estaban vinculados con el cuerpo de Guardianes de la Revolución, considerado la columna vertebral del régimen de Teherán.

Sin embargo, la embajada iraní aseguró que esta acusación es "una farsa preparada con la participación de servicios secretos norteamericanos e israelíes", con el objetivo de involucrar a Azerbaiyán en la política de EEUU hacia Irán y agravar las relaciones entre Bakú y Teherán.

"Con este fin, diversos sectores pro occidentales (de Azerbaiyán) intentan jugar la carta religiosa (...) y llevar a cabo una política conveniente a Occidente de cara a las elecciones presidenciales azerbaiyanas de 2008", señaló la declaración de la legación iraní.

No obstante, el portavoz oficial de la Cancillería azerbaiyana confirmó que los ministerios de Asuntos Exteriores y de Seguridad Nacional estudian los eventuales lazos entre los extremistas islámicos condenados y los servicios secretos de Irán.

"Este problema existe realmente y estamos estudiando sus detalles conjuntamente con el Ministerio de Seguridad Nacional", dijo el portavoz, Hazar Ibrahim, a la agencia Interfax-Azerbaiyán.

La Justicia azerbaiyana informó la semana pasada sobre la condena en Bakú de quince miembros de un grupo islámico pro iraní a penas de entre 2 y 14 años de prisión, imputados por llevar a cabo actividades extremistas.

Los integrantes del "grupo de Saíd", liderado por Saíd Dadashbeili, fueron acusados de querer establecer un Estado islámico, deslealtad a la patria, colaboración secreta con servicios especiales de otros países, posesión ilegal de armas, saqueo y falsificación de dinero, entre otros delitos.

Según las pruebas de la investigación, Dadashbeili colaboró con organizaciones radicales islámicas con el fin de establecer un Estado religioso regido por las leyes de la sharia.

Con este objetivo se creó una organización denominada "Ejército septentrional del Mejdí", cuyos integrantes mantuvieron contactos con los servicios secretos iraníes y recibieron formación en Irán.

Dadashbeili fue condenado junto con otros tres miembros del grupo a 14 años de prisión y la confiscación de todos sus bienes.

El resto de miembros de la organización tendrá que permanecer en la cárcel entre 2 y 13 años.