Lunes, 1 de Febrero de 2010

ENFOQUE-Centros comerciales en EEUU están hechos para caminar

Reuters ·01/02/2010 - 12:06h

Por Dorene Internicola

Las caminatas en centros comerciales, o pasear tranquilamente por ellos como ejercicio, se ha vuelto una importante opción para estar en forma en Estados Unidos, y no sólo para los ciudadanos jubilados.

"La mayoría de quienes caminan en los centros comerciales son jubilados", dijo Sara Donovan, quien escribió el libro para perder peso caminando "Mall Walking Madness: Everything You Need to Know to Lose Weight and Have Fun at the Same Time".

"Y sin embargo hay un gran contingente de madres y además, y esto es algo que no esperábamos, padres que han educado a sus hijos en su casa y los llevan a caminar por centros comerciales como parte de su educación física", dijo Donovan.

Caminar es una de las opciones más antiguas para hacer ejercicio. Hace miles de años, el médico griego Hipócrates declaró que caminar era la mejor medicina para el hombre.

Caminar por centros comerciales como actividad comenzó cuando el primer centro comercial completamente cubierto en Estados Unidos, el Stockdale, abrió sus puertas en Minnesota en 1956.

Los doctores recomendaron a pacientes que se recuperaban de ataques cardíacos que hicieran ejercicio allí, lejos de la nieve y el hielo de los duros inviernos locales.

La década de 1980 vio un auge en la construcción de centros comerciales y para 2001 en Estados Unidos había unos 2,5 millones de personas caminando por 1.800 centros comerciales, según el libro de Donovan.

Las caminatas en centros comerciales desde entonces se han extendido por Europa y Asia.

Mall of America, en Bloomington, Minnesota, ofrece su programa de caminatas por el centro, llamado Mall Stars, desde que abrió sus puertas en 1992.

El centro comercial abre a las 07.00 de la mañana, tres horas antes que las tiendas, para los caminantes.

Dao dijo que más de 200 personas pertenecen a Mall Stars. Una tarifa anual de 15 dólares les ofrece desayunos mensuales, descuentos, tarjetas magnéticas para llevar la cuenta de sus horas caminadas, y conferencias sobre salud y el buen estado físico.

Elayne Gilhousen y su esposo han tomado parte de los Mall Stars durante 17 años.

"El centro comercial ha designado un área para que podamos colgar nuestros abrigos. Caminamos a las 09.00 de la mañana, de 45 minutos a una hora, dependiendo de con cuánta gente nos crucemos y hablemos", comentó la mujer.

"Mi esposo tiene una serie de enfermedades y, para nosotros, caminar por el centro comercial es esencial, no sólo por el ejercicio sino por la actividad social, poder saludar a alguien, y sonreirle," agregó la mujer.

Donovan dijo que los centros comerciales ofrecen un lugar donde los caminantes pueden sentirse a salvo.

La portavoz recordó que cuando el centro comercial Evergreen, en los suburbios de Chicago, trató de quitar su programa de caminatas en 2001, el subsiguiente tsunami de mala prensa y amenazas de boicot forzó a que la gerencia diera marcha atrás inmediatamente.

"Se encontraron con una revuelta en sus manos. Estas son personas que logran hacer ejercicio. De un modo u otro, ellos van a realizar sus caminatas", afirmó.