Lunes, 17 de Diciembre de 2007

El PSOE cierra la legislatura con votaciones precarias

Corre el riesgo de quedar en minoría o ganar por un escaso margen de votos

FERNANDO GAREA ·17/12/2007 - 21:26h

EFE - El socialista López Garrido en un asiento del Congreso charla con otro diputado.

Para el PSOE y el Gobierno lo mejor de la intensa semana parlamentaria que se inicia es que es la última de la legislatura. El jueves, salvo sorpresas, el Parlamento se cerrará y no habrá más plenos. Podrá haber comisiones y, sobre todo, diputaciones permanentes, pero se acabaron los plenos y los votaciones difíciles. Lo peor para el Gobierno es que, a priori, corre el riesgo de perder varias votaciones comprometidas y las que gane serán, probablemente, por muy escaso margen a su favor.

La última semana parlamentaria será la combinación entre las lógicas dificultades para pactar en vísperas de elecciones y la situación precaria del actual Gobierno por sus problemas con varios grupos parlamentarios.
Difíciles relaciones

Con ERC la ruptura es casi total y se ha materializado en la Ley de Memoria y los Presupuestos; con CiU, hay dificultades por la estrategia preelectoral y se plasmó en el veto a las Cuentas del Estado; Con Coalición Canaria no hay relación porque han optado por el acuerdo con el PP y con Izquierda Unida se mantiene un difícil equilibrio que, por ahora, le ha sacado al Gobierno de varios apuros.

En este tramo final de la legislatura sólo suscitan apoyo cerrado al Gobierno y repetición de la frase "el PP se queda sólo" las propuestas de este partido sobre lucha contra el terrorismo.En el Senado la situación es peor porque el PSOE está en una situación mucho más precaria.

Los socios más estables con el PNV y el BNG. Los nacionalistas vascos han conseguido a cambio el apoyo de los socialistas a los Presupuestos del lehendakari Ibarretxe y un compromiso de sustanciosa sobre financiación, a través de la compensación por patrimonio histórico no acreditado.
Los nacionalistas gallegos han logrado desbloquear competencias para la comunidad autónoma que estaban pendientes desde hace años y una reunión la pasada semana del presidente del Gobierno con el líder de su partido y vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana.

"Nariz tapada"

La votación más delicada de la semana será la de la Presupuestos el jueves. A día de hoy, el Gobierno tiene asegurada la mayoría absoluta necesaria, con la movilización de los suyos y el voto comprometido de Izquierda Unida, PNV, BNG, Chunta Aragonesista y dos tránsfugas. Tendrá cinco votos más de los necesarios, siempre que acudan todos los diputados.

El líder de IU, Gaspar Llamazares, explicó ayer gráficamente que sus diputados votarán "con la nariz tapada" los Presupuestos, para levantar el veto que se aprobó en el Senado.

No obstante, en la Ejecutiva de ayer del PSOE apenas hubo una referencia a la votación de los Presupuestos, dando por hecho que el apoyo de última hora de IU garantiza su aprobación.

Una vez terminada esa votación, el presidente del Gobierno anunciará oficialmente en el Congreso de los Diputados la convocatoria electoral para el 9 de marzo.

Último cara a cara

El miércoles, José Luis Zapatero y Mariano Rajoy cerrarán la legislatura con doble ración de cara a cara. Por un lado, la sesión de control de cada miércoles y, por otro, un debate más extenso sobre la última cumbre europea.

El líder del Partido Popular ha elegido de nuevo el asunto de la microeconomía para su pregunta al presidente del Gobierno y Ángel Acebes y Eduardo Zaplana insistirán con la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, con cuestiones genéricas de balance de la legislatura que les permita incluir otros asuntos.