Archivo de Público
Domingo, 31 de Enero de 2010

Davos concluye sin consenso sobre la reforma financiera

Los bancos están volviendo a las prácticas de riesgo que provocaron la crisis

PÚBLICO ·31/01/2010 - 23:00h

PÚBLICO - Clausura de la reunión.

El Foro de Davos, donde se reúnen los pesos pesados de la economía mundial, concluyó hoy su encuentro anual con muchas certezas, pero sin ninguna resolución práctica sobre la reforma del sistema financiero. Y una advertencia: los bancos están volviendo a las prácticas de riesgo que provocaron la crisis.

Banqueros y reguladores se sentaron a la mesa de negociación con escasos resultados. Eso sí, ambos reconocieron que es necesaria una reforma global: las nuevas normas bancarias deben coordinarse internacionalmente. El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, afirmó que se debe "mejorar notablemente" la regulación del sistema financiero y hacerlo "más resistente que antes" con normas globales.

Poco más. No se habló, por ejemplo, de la posibilidad de establecer un impuesto para garantizar que los bancos, y no los contribuyentes, paguen por sus futuros errores. Sin embargo, todos, incluida la banca, asumen ya que habrá una nueva regulación. "Todos entienden que habrá regulación", afirmó el congresista de EE UU, Barney Frank. Falta saber cuál.

Crecimiento "frágil"

A pesar de las señales que indican una vuelta al crecimiento, el mensaje general fue de prudencia. El propio director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, dijo que el crecimiento avanza a un ritmo mayor del esperado, pero que aún es frágil.

Strauss-Kahn incidió en la importancia de retirar los estímulos económicos en el momento adecuado: una demora podría incrementar el déficit, pero precipitarse podría tener consecuencias aún peores.

En cuanto a las prácticas de los bancos, el director general del Banco de Pagos Internacionales, Jaime Caruana, advirtió de que los mercados vuelven a tomar riesgos a corto plazo que no contribuyen a la estabilidad y añadió que los bancos deben sanear sus balances.