Lunes, 17 de Diciembre de 2007

Una niña de 5 años que iba al colegio muere al caerle los cascotes de una obra

EFE ·17/12/2007 - 14:54h

EFE - Calle Sol, en la localidad salmantina de Béjar, donde se derrumbó parte de la estructura del edificio en obras.

Una niña de cinco años ha muerto hoy al ser golpeada en la cabeza por los cascotes procedentes del derribo de un edificio en una calle de Béjar cuando se dirigía con su madre y su hermano al colegio, han informado a EFE fuentes policiales.

La niña, cuya identidad corresponde a las iniciales E.D.R., fue alcanzada hacia las 9,30 horas por los cascotes de un edificio en obras que era derruido cuando su madre la llevaba al Colegio Público Marqués de Valero, que se encuentra a cien metros del lugar del suceso, en la calle Sol.

La niña fue trasladada hasta el hospital de Béjar por la madre de otro escolar que llevaba a su hijo al mismo colegio, aunque ya ingresó cadáver en las dependencias sanitarias debido al fuerte impacto que sufrió en la cabeza.

Además, la madre de la víctima también llevaba a su otro hijo de ocho años al colegio, situado en el barrio de Macías González.

Según ha informado a EFE el alcalde del Ayuntamiento de Béjar, Cipriano González, "el inmueble que se está tirando no estaba vallado y, por tanto, es ahora la Justicia la que tendrá que actuar junto a los cuerpos policiales".

Además, el arquitecto municipal del consistorio bejarano se personó esta mañana en el lugar del siniestro para elaborar un informe técnico acerca de la obra.

El alcalde de Béjar también ha aclarado que "desde el punto de vista técnico" la empresa responsable del derribo, "Amalio Martín", tenía todos los permisos en regla y el pasado 5 de diciembre la comisión municipal de Gobierno la autorizó el derrumbe del inmueble.

La empresa constructora, que tiene previsto construir en el edificio derruido un bloque de viviendas, tenía subcontratado el derribo a la empresa "Dámaso Excavaciones" y había comenzado las obras el pasado día 14.

El entierro y la misa funeral se celebrará mañana al mediodía en la parroquia Monte Mario, de Béjar, aunque los padres de la pequeña son naturales del municipio salmantino de Cristóbal, a 19 kilómetros de Béjar.

El Ayuntamiento de Béjar y Cruz Roja han puesto a disposición de la familia de la niña fallecida a cinco psicólogos ya que "la situación de su madres es muy dura", ha asegurado Cipriano González.

El grupo de psicólogos también atenderá a los compañeros de clase donde estudiaba la menor fallecida.

El consistorio de Béjar ha suspendido todos los actos navideños, ha retirado la iluminación de Navidad de las calles y ha decretado dos días de luto.

Debido al peligro que entrañaban las paredes del edificio del que procedían los cascotes, el Ayuntamiento de Béjar ha decidido derruirlo totalmente, tras la autorización previa del Cuerpo de Policía Nacional.

Los agentes del Cuerpo Nacional de Policía en Béjar han abierto una investigación del suceso y ha tomado declaración a varios testigos, entre ellos los operarios de la obra.