Lunes, 17 de Diciembre de 2007

Solbes prevé en 2008 un ritmo de crecimiento inferior al actual y en torno al 3%

EFE ·17/12/2007 - 17:04h

EFE - Pedro Solbes (c), saluda al presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia, CEG, Antonio Fontenla (i), acompañado por el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, en la plaza del Obradoiro.

El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Pedro Solbes, aseguró hoy que prevé para el 2008 un ritmo de crecimiento económico algo inferior al actual y que podría situarse en el 3 por ciento.

El ministro de Economía mantuvo hoy en Santiago de Compostela un almuerzo con representantes de la Confederación de Empresarios de Galicia, encabezados por su presidente, Antonio Fontenla, tras reunirse con el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño.

Ante los empresarios, Solbes comentó en su discurso el panorama económico español a corto plazo e incidió en las medidas que adoptó el Gobierno al anticipar la posibilidad de un menor crecimiento en el país.

Así, recordó que en el primer semestre del año este crecimiento se situó en un 4 por ciento, que descendió al 3,8 por ciento en el tercer trimestre, con un "intenso" aumento del empleo y un notable dinamismo inversor.

Para el próximo año apuntó que la previsión del 3 por ciento es "una tasa en todo caso alta, en línea con el potencial de nuestra economía y muy superior a la que previsiblemente registrarán los países de nuestro entorno".

"El 3 por ciento es también, por cierto, la tasa de crecimiento que teníamos al comenzar la legislatura; algunos de los que ahora se muestran alarmados por esta cifra son quienes hace cuatro años nos vendían el 3 por ciento de crecimiento como parte de una herencia económica inmejorable, algo ciertamente paradójico", alegó.

Según el titular de Economía, este ritmo de crecimiento permite avanzar, si bien "a menor velocidad que hasta ahora", en la consecución de los objetivos económicos de España.

Aludió a fases similares en los años 2002 y 2003, con crecimientos incluso menores al 3 por ciento y que se vivieron con "tranquilidad" por el Gobierno y "sin alarma social".

Al hilo de ello, recordó, estos años de crecimiento económico "extremadamente alto", causado en parte por un gran dinamismo del sector de la construcción, en particular del segmento residencial, que en los próximos meses se verá cómo se ajusta el nivel de actividad y por ello el crecimiento de la economía será algo menor.

Solbes explicó que el sector de la vivienda tiende a seguir oscilaciones cíclicas un tanto acentuadas y añadió que no hay que guiar la percepción sobre la salud de la economía española por ellas, y aseguró que el Ejecutivo siempre dijo que el mercado inmobiliario era un fenómeno transitorio.

"Más allá de estos movimientos en el segmento residencial, la economía conserva unos fundamentos muy favorables que sin duda propiciarán que superemos sin grandes dificultades este episodio de desaceleración y que recobremos con rapidez una velocidad de crucero alta en nuestra evolución económica", destacó el ministro.

Entre los fundamentos económicos saludables citó la gran flexibilidad de la economía española; la situación presupuestaria saneada, con un superávit cercado al 2 por ciento del PIB y una deuda pública entorno al 35 por ciento; o la creciente riqueza productiva por el notable dinamismo de la inversión, pues el país invierte más del 30 por ciento de su PIB.

Como iniciativas a adoptar ante la disminución de las tasas de crecimiento, Solbes apuntó la notable consolidación fiscal, las medidas para facilitar los trasvases de recursos productivos desde algunos sectores, como la construcción, hacia otros, o la nueva Ley de Defensa de la Competencia.

Solbes también hizo mención a la importante dinamización del sector de la investigación, el desarrollo y la innovación en estos años, así como a la preservación del medio ambiente.