Archivo de Público
Viernes, 29 de Enero de 2010

López rechaza una reforma del Estatuto

Pacta con Urkullu grupos de trabajo entre el Ejecutivo y el PNV

GUILLERMO MALAINA ·29/01/2010 - 22:00h

El lehendakari, Patxi López, y el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, abrieron ayer un nuevo tiempo en su relación institucional, aunque sin apagar todos los focos de conflicto abiertos entre ambos, como el relativo al Estatuto de Gernika. López rechazó la propuesta del líder peneuvista de incluir en su "agenda de trabajo" el debate sobre un nuevo marco político. "No voy a dar por muerto un estatuto que nos ha permitido llegar hasta donde estamos", dijo.

Después de una hora y media de reunión en Lehendakaritza, la principal novedad de la cita en clave de acuerdo fue el compromiso asumido por ambos para que los distintos departamentos del Ejecutivo vasco establezcan grupos de trabajo con el partido nacionalista para el desarrollo de distintos proyectos. El acercamiento, pues, entre el Gobierno socialista y el PNV queda limitado por ahora a la gestión del día a día en ámbitos como la sanidad, la educación o las infraestructuras.

El encuentro giró al principio sobre la última polémica abierta esta misma semana entre el PNV y el PSE, a raíz de unas declaraciones del portavoz socialista en el Parlamento vasco. José Antonio Pastor había cuestionado el martes la labor de la Ertzaintza en la lucha contra ETA con anteriores gobiernos del PNV.

Unidad contra ETA

Las aguas volvieron a su cauce en diez minutos. El lehendakari reconoció el "compromiso" en este campo de los ejecutivos anteriores y del partido nacionalista, y se mostró de acuerdo con Urkullu en que la lucha contra el terrorismo debe quedar al margen de los pugnas entre las fuerzas políticas y tampoco debe usarse con fines partidistas.

El primero en comparecer tras el encuentro fue Iñigo Urkullu, en la sede de su partido en Bilbao. En su intervención, lamentó que el lehendakari no hubiese incluido en su agenda la iniciativa anunciada por él mismo de abrir una ronda de contactos con los partidos para estudiar la adecuación del Estatuto, ni tampoco la negociación para el traspaso de las competencias pendientes: "Son cuestiones fundamentales para el PNV y pido que se incorporen a la agenda política de Euskadi".

Urkullu dedicó buena parte de su intervención a destacar el papel que, a su juicio, tiene el PNV para la gobernabilidad de Euskadi. "Se ha visto la importancia de nuestro concurso", dijo, tras asegurar que López le había dicho en la reunión que su pacto con el PP le obliga a "hablar", pero no siempre a "acordar".

El lehendakari lamentó después, en un acto en Eibar (Guipúzcoa), las manifestaciones del presidente del PNV. Mantuvo que el PP es su "socio preferente" y advirtió al PNV que no se debe "confundir", ya que, a su juicio, sería "bueno" contar con su colaboración, pero "no es necesario": "Por lo tanto, que no venga a aparecer como un salvavidas de un gobierno que no necesita salvavidas. A ver si distinguimos de una vez lo que es hacer país y lo que es estar en el Gobierno".