Lunes, 17 de Diciembre de 2007

Gescartera estaba a punto de venderse cuando CNMV la intervino en el 2001

EFE ·17/12/2007 - 18:01h

EFE - El financiero Antonio Camacho, principal imputado por el caso Gescartera, con más de 4.000 afectados, durante su declaración en septiembre pasado en la Audiencia Nacional.

La sociedad de valores Gescartera estaba a punto de ser vendida a mediados de junio del 2001, momento en que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) decidió intervenirla tras constatar que tenía un millonario agujero patrimonial.

Después de tres meses de juicio y el día en que probablemente quede visto para sentencia el caso Gescartera, Marta Galvis, una de las abogadas de Antonio Camacho -máximo responsable de esa sociedad-, dijo hoy que su defendido estaba a punto de firmar la venta de la agencia a un comprador internacional que tenía como interlocutor al empresario hispano-iraní Masoud Zandi y como canalizador al Banco Zaragozano.

Eso justifica la reunión que mantuvo Camacho con Alberto Cortina, entonces presidente del Banco Zaragozano, unos días antes de la intervención, y también el encuentro que tuvo días después con Zandi en un gran hotel de Madrid.

Según el relato de la abogada de Camacho, la venta finalmente no fructificó debido a la intervención y al posterior ingreso en prisión de Camacho.

La decisión de la CNMV también provocó la quiebra de la agencia de valores, ya que cortó el flujo de liquidez que había funcionado durante años, según la abogada, quien mantuvo que los impagos de la agencia en ningún momento se debieron a que Camacho o sus allegados se apropiaran del dinero.

La abogada del principal imputado del caso defendió que en el juicio no ha quedado acreditado ningún perjuicio ni que las aportaciones realizadas a Gescartera hayan sido utilizadas para otra cosa que no fueran actividades legales, pese a que 4.005 clientes han perdido 50 millones de euros, o 94 millones si se devuelve el dinero y las revalorizaciones prometidas por la sociedad.