Lunes, 17 de Diciembre de 2007

La saudí violada se libra de los 200 latigazos

El rey Abdalá cede ante la presión internacional

PÚBLICO.ES ·17/12/2007 - 19:07h

El rey Abdalá en Londres, el pasado 30 de octubre.

La presión internacional sobre el régimen saudí ha calado. Ante el aluvión de protestas, el rey saudí, Abdalá bin Abdelaziz, ha indultado a una mujer saudí de 19 años, que fue violada y que iba a ser castigada con 200 latigazos y seis meses de cárcel por supuesta conducta inmoral .

La joven fue víctima de una violación colectiva. Su caso ha llevado a muchos defensores de derechos humanos a denunciar la iniquidad del régimen y de sus tribunales.

En Arabia Saudí la justicia se basa en una interpretación retrógrada de la ley islámica.

Las críticas suscitadas por este caso comenzaron en la prensa y las asociaciones de derechos humanos, pero no se quedaron ahí. El mismo George Bush criticó la sentencia. Antes de él, la aspirante demócrata a la presidencia, Hillary Clinton, había definido este veredicto como un "escándalo".

Además del indulto, el rey Abdalá ha anunciado que los jueces que dictaron la sentencia comparecerán ante una comisión de investigación por los errores en este caso.

La joven a la que se conoce con el apodo de "la chica de Qatif", fue violada en 2006, cuando contaba con tan sólo 18 años, tras ser raptada junto con un conocido suyo con el que estaba en su coche.

Tras el secuestro, los dos jóvenes fueron conducidos a un descampado, donde siete hombres les violaron a ambos repetidamente.

La víctimas a la cárcel

La justicia saudí condenó a los violadores a penas de hasta nueve años de cárcel, pero también condenó a las víctimas.

La chica y su amigo fueron condenados a tres meses de cárcel y a recibir 90 latigazos, por haber infringido la prohibición de que un hombre y una mujer estén juntos en un coche sin tener lazos estrechos de parentesco familiar.

Aunque la joven alegó que se había citado con el chico sólo para pedirle que le devolviera una fotografía, los jueces consideraron inmoral su proceder y les condenaron. La adolescente acababa de contraer matrimonio y por eso pretendía recuperar la foto.

Tras el veredicto, ni la mujer ni su abogado se rindieron y apelaron. El resultado fue el contrario del que esperaban y el tribunal no sólo no revocó la sentencia en primera instancia, sino que la duplicó.

El abogado defensor de la víctima tuvo que comparecer ante una comisión disciplinaria que le retiró la licencia. Esta sentencia en apelación se dirige, según se reconoce de forma implícita en el texto, a castigar al letrado y a su cliente por haber aireado el caso en los medios de comunicación.

La presión internacional ha doblegado finalmente al régimen saudí, que ha anunciado el indulto de la chica. Nada se sabe sin embargo de la otra víctima de la violación ni del abogado defensor.