Lunes, 17 de Diciembre de 2007

Amsterdam quiere limpiar el distrito del "Barrio Rojo"

Reuters ·17/12/2007 - 18:09h

La ciudad de Amsterdam anunció el lunes planes para limpiar el "Barrio Rojo" con el fin de combatir el trafico de seres humanos, el blanqueo de dinero y el abuso de drogas y sustituir los escaparates de las prostitutas por tiendas sofisticadas.

El alcalde de Amsterdam, Job Cohen, dijo en una rueda de prensa que quería acabar con los delincuentes organizados cuya creciente influencia ha corrompido el histórico centro de la ciudad.

"El cuadro romántico de la zona está caducado si se tienen en cuenta los abusos en la industria del sexo y por eso tiene que actuar el ayuntamiento", dijo. "No queremos deshacernos de la prostitución pero queremos acabar con el delito".

Cohen dijo que la ciudad quería revertir parcialmente la completa legalización de la prostitución introducida en Holanda en 2000 porque no había conseguido los objetivos que se proponía de sacar a la profesión de la sombra y proteger a las trabajadoras del sexo.

La ciudad quiere luchar contra la prostitución forzosa acabando con los proxenetas y con las exigencias de los propietarios de los burdeles y las agencias de acompañamiento, y además quiere elevar la edad mínima de las prostitutas de 18 a 21 años.

Las prostitutas han ejercido en los estrechos callejones del centro histórico de Amsterdam durante siglos, y en la actualidad son un gran reclamo turístico.

El vicealcalde Lodewijk Asscher dijo que la ciudad quiere restaurar una serie de edificios históricos y revertir el declive de un gran zona donde se alinean burdeles, clubes de sexo y los coffee-shops que venden marihuana entre los canales de la ciudad.

Los escaparates con luces de neón que ganan unos 70 millones de euros al año deberían limitarse a unas pocas calles mientras se recolocan los centros para los vagabundos techo' y los drogadictos, que serán sustituidos por apartamentos y tiendas lujosas, y hoteles y restaurantes de alta calidad, dijo Asscher.