Lunes, 17 de Diciembre de 2007

Maduro acusa al diario español El País de ser parte de una campaña contra su país

EFE ·17/12/2007 - 19:42h

EFE - El canciller venezolano, Nicolás Maduro, abandona la sede del Mercosur hoy, tras la inauguración de la XXXIV reunión del Consejo del Mercado Común en Montevideo (Uruguay), previa a la Cumbre de Jefes de Estado de este bloque regional que se llevará a cabo mañana.

El canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, acusó hoy al diario español El País de ser parte de una campaña para justificar la decisión del presidente colombiano, Álvaro Uribe, de poner fin a la mediación de su par venezolano, Hugo Chávez, en búsqueda de un acuerdo humanitario con las FARC.

"Esto forma parte de la complementación de la campaña para justificar el aborto que hizo el Gobierno de Álvaro Uribe al hermoso proceso de acuerdo humanitario que estaba avanzando con la mediación" de Chávez y la senadora colombiana Piedad Córdoba, dijo Maduro, quien asiste en Montevideo a la cumbre semestral del Mercosur.

En su edición de este domingo, El País publicó un reportaje que sostiene que Venezuela se ha convertido en un "santuario" para las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y acoge varios campamentos guerrilleros en su territorio.

El jefe de la diplomacia venezolana declaró a la prensa que ese artículo "forma parte de esa campaña psicológica y mediática que rebota precisamente desde un periódico que está al servicio de las peores ideas, al servicio del racismo histórico, como es El País, de España".

El rotativo madrileño tiene una "visión colonial y racista sobre los procesos de cambio en nuestro continente" y una "animadversión absoluta al liderazgo legítimo y democrático de Chávez y la revolución bolivariana", aseveró.

"A esta campaña solo se puede responder con la verdad y la verdad es que Venezuela es un país absolutamente democrático y que Chávez ha abordado siempre el conflicto de la guerra en Colombia con la voluntad y el corazón más grande y abierto en función de ayudar a la paz", señaló el canciller.

Chávez buscaba un acuerdo humanitario con las FARC que permitiera canjear 45 policías, militares y políticos, entre ellos la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt -también de nacionalidad francesa-, y tres estadounidenses, por unos 500 guerrilleros presos.

Uribe puso fin a la gestión de Chávez y Córdoba el 21 de noviembre pasado, molesto porque los mediadores se comunicaron vía telefónica con un alto mando castrense de Colombia, a pesar de que el mandatario había prohibido los contactos con los militares.

Maduro destacó que "el conflicto en Colombia no tiene solución por la vía de la violencia" y que "la oligarquía debe entender que Colombia quiere la paz", en disidencia con el Gobierno de Uribe, que propicia una salida mediante el uso de la fuerza.