Archivo de Público
Viernes, 29 de Enero de 2010

El sueño de Alonso

Ferrari presenta su coche. Un doble difusor al estilo del Brawn de 2009, su arma secreta

VÍCTOR SEARA ·29/01/2010 - 01:00h

Estaba oculto desde la noche anterior bajo un manto rojo. Flanqueado por otras dos joyas mecánicas de la marca italiana, descansaba un monoplaza que para los más de 200 invitados a la ceremonia aún no tenía nombre. En Internet, más de tres millones de visitantes colapsaron la web oficial de Ferrari en su intento por seguir en directo el evento. Se trataba del F10, el 56º de la marca y el coche con el que Fernando Alonso hará realidad sobre el asfalto su sueño. Denominativamente, parece un paso atrás en comparación al F60 del año pasado, pero lo que realmente importa es que el paso adelante sea en prestaciones puras y que el mediocre 2009 se transforme, gracias a las bondades del F10, en un año triunfal.

El piloto asturiano y Massa retiraron el velo rojo que cubría la joya

Mientras fuera campeaba la nieve, en el interior del ala oeste de la factoría de Maranello latía el primer ejemplar de la nueva criatura de la F1 2010 al son de música fusión. Ferrari se apuntaba el tanto de ser la primera en desvelar su coche. Pero cuando Alonso y Massa quitaron el velo a la máquina, se adivinaron cosas y se escondieron otras. La sección más protegida del F10 fue la parte trasera, que esconde el nuevo difusor doble, muy al estilo del Brawn de 2009. El año anterior, Ferrari tuvo que adaptar de emergencia en su F60 a la solución empleada por los británicos, que arrasaron en el arranque de la temporada.

Esta vez, con un coche pensado para aprovechar al máximo las ventajas que ofrece este difusor, Ferrari espera ganar casi un 10% de carga aerodinámica, lo que, sumado a otros avances, debería darle al coche de Alonso la posibilidad de tutear a los que terminaron dominando la temporada: Brawn y RedBull.

Precisamente estos últimos fueron los más recurridos cuando se vieron las formas del F10. En la parte delantera, muchos recordaron el coche de la bebida energética. Otro detalle saliente es el tamaño del monoplaza, muy voluminoso en su sector central, el cual alberga al generoso depósito de más de 200 litros que necesita para alimentar al motor V8 durante toda una carrera, en un año que no se permitirá repostar en la F1.

"Debemos regresar a los primeros puestos", dijo Montezemolo

En los discursos, el presidente Luca Montezemolo no se cortó a la hora de dejar claras algunas cosas en relación al futuro de Ferrari: "Debemos regresar al los primeros planos", exclamó. Mas tarde, a los ingenieros Aldo Costa y Nick Tombazis les preguntaron si no sentían la presión de los entrenadores de fútbol que no ganaban: "No estamos presionados para ganar como para preocuparnos hasta ese punto", dijo Costa, aunque aclaró que sí son conscientes de que Ferrari no se puede permitir el lujo de no ganar o de por lo menos estar peleando por los títulos.

Ahora, al coche le espera un largo viaje hacia Valencia, donde será sometido a su primer examen en Cheste este lunes, con Massa al volante y Alonso esperando a los dos días siguientes.