Archivo de Público
Jueves, 28 de Enero de 2010

Alemania juzgará al obispo que negó el Holocausto

Richar Williamson, que pertenece a un grupo católico ultratradicionalista, puede enfrentarse hasta a cinco años de cárcel

PUBLICO. ES ·28/01/2010 - 10:01h

El obispo Richard Williamson.

Un tribunal alemán ha citado al obispo católico tradicionalista Richard Williamson para afrontar cargos de negación del Holocausto, un delito punible con hasta cinco años de cárcel.

En comentarios emitidos por la televisión sueca en enero de 2009, Williamson dijo que creía que no murieron más de 300.000 judíos en el Holocausto y que no hubo cámaras de gas.

El consenso entre los historiadores es que los nazis mataron a seis millones de judíos durante el Holocausto.

El tribunal de distrito de la ciudad de Ratisbona, en el sur del país, ha fijado una audiencia para el 16 de abril, porque Williamson había recurrido la multa de 12.000 euros que se le impuso el año pasado por el delito de provocación.

El tribunal ha citado ahora a Williamson, de 69 años, para interrogarle, dijo el miércoles el portavoz judicial Thomas Frick.

"Las autoridades no pueden obligarlo a asistir, pero si Williamson no está representado en la audiencia, la apelación contra la multa será desestimada", agregó Frick. "La multa será legalmente vinculante", agregó.

Los comentarios de Williamson emitidos por una cadena de televisión fueron realizados cerca de Ratisbona, dentro de la jurisdicción del tribunal.

El Papa Benedicto le levantó la excomunión

Williamson, de origen británico, pertenece a un grupo católico ultratradicionalista, la Hermandad Sacerdotal San Pío X.

El Papa Benedicto XVI irritó a grupos judíos en 2009 cuando levantó las excomuniones de cuatro obispos de esa congregación, entre ellos Williamson, en el mismo período en el que éste negó que judíos hubieran muerto en las cámaras de gas de los nazis.

Williamson posteriormente ofreció una disculpa por sus comentarios, aunque el Vaticano la rechazó diciendo que no había ido lo suficienemente lejos.

La congregación, que se opone a la forma en que la Iglesia católica ha evolucionado durante los últimos 40 años, rechaza la decisión del Concilio Vaticano II de dejar de llamar a los judíos "asesinos de Jesucristo" y de buscar buenas relaciones con los protestantes, judíos, musulmanes y otras religiones.