Archivo de Público
Jueves, 28 de Enero de 2010

El PP estudia sancionar con un año de suspensión a Costa y Cobo

Ambos recurrirán esta sanción, revisable a los seis meses. La decisión debe ser ratificada todavía por el Comité de Garantías

M. J. GÜEMES/ Y. GONZÁLEZ ·28/01/2010 - 00:10h

Un año de suspensión de militancia, revisable a los seis meses. Es lo que figura en el pliego de cargos que el PP envió a última hora del pasado martes al vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, y también al ex secretario general de los conservadores valencianos, Ricardo Costa.

Los dos dirigentes disponen ahora de 15 días para presentar sus alegaciones. Cuando lo hagan, sus respectivos instructores José Manuel Velasco y Andrés Ayala tendrán que comparecer ante el Comité Nacional de Derechos y Garantías. Entonces, se decidirá la sanción definitiva que se les impondrá. En las filas del PP muchos apuestan por que esta se reducirá a seis meses. Realmente sólo a tres, porque ya llevan otros tantos castigados y se les

Tanto Costa como Cobo piensan recurrir. Fuentes cercanas al primero explican que él no está dispuesto a aceptarlo porque sería como reconocer que llevan razón. "Da igual que sea un mes que un año, porque cree que no se lo merece ni un día", señalan recordando que él siempre ha querido dejar limpio su nombre y defender su dignidad.

Costa está expedientado desde el pasado 29 de octubre por haberse ratificado en sus cargos a pesar de que la dirección nacional le daba por destituido. Él sigue defendiendo que estaba en su derecho a hacerlo porque nadie le cesó nunca oficialmente. Ayer, el ex secretario general de los conservadores valencianos, de viaje fuera de España, prefirió no hacer ningún tipo de valoración.

Un acta como prueba

El dirigente valenciano se apoya en el Comité Ejecutivo Regional que se celebró el pasado martes 13 de octubre. El líder del PP, Mariano Rajoy, y la secretaria general, María Dolores de Cospedal, esperaban que Francisco Camps le echara de una vez por todas del partido pero no ocurrió. El acta de aquel día así lo atestigua. Y, según su entorno, este será uno de sus principales argumentos de defensa que plasmará en su recurso al pliego de cargos.

Aunque hay quien considera "peligroso" que esgrima este documento como prueba porque con ello se pondrá en evidencia que el presidente de la Generalitat valenciana mintió descaradamente a Rajoy cuando le aseguró que sus instrucciones se habían cumplido a rajatabla.

En el partido confían en que la sanción definitiva sea de seis meses

Algunos compañeros del PP valenciano creen que Costa cometió errores "de forma", pero aseguran que, "en el fondo", no estaba equivocado. Piensan que lo único que quiere la cúpula es que esté "bien calladito". "Sino no se habría incluido esa cláusula", explican.

Desde luego, a muchos les sorprendió ayer que en ese documento se señale un plazo. Un miembro del Comité Nacional de Garantías, que preside Alfonso Fernández Mañueco, reconocía que es una fórmula que no se contempla en los estatutos del partido. Por eso les suena a aviso. "Para que no monten lío", comentan algunos diputados. Otros piensan que habría sido mejor haber archivado el asunto. "Podían haberlo convertido en un caso cerrado, ya han tenido su reprimenda", opina un senador.

Compañeros de partido de los dos expedientados expresaron ayer su malestar. Consideraban que el periodo de tiempo que se les quiere imponer es "muy desproporcionado".

El círculo de Manuel Cobo ya se esperaba lo que decía la notificación. Aunque a alguno le resulte curioso que, aún siendo casos bien distintos, la mano derecha de Alberto Ruiz-Gallardón merezca la misma pena.

El vicealcalde fue suspendido el pasado 4 de noviembre por criticar con dureza a Esperanza Aguirre en una entrevista en plena refriega por la presidencia de Caja Madrid.

Cobo acusó a la presidenta de la Comunidad de Madrid de haber montado "una gestapillo" para espiarle y dijo que era de "vómito" lo que ella y su equipo estaban haciendo con Rodrigo Rato para que no fuera presidente de la cuarta entidad financiera española.

"Costa no se merece ni un día de suspensión", dicen en su entorno

Los colaboradores de Rajoy esperaban que pidiera disculpas oficialmente, pero estas no llegaron. Cobo se ratificó en sus palabras en los órganos internos del PP, reconoció que quizá erró al hacer sus críticas en público, pero citó varios ejemplos de compañeros que también habían realizado declaraciones similares fuera del partido.

Son las mismas razones que alegará ahora para recurrir. En el ayuntamiento se muestran convencidos de que la sanción definitiva a la que se enfrente no va a superar el medio año. Así, podrá preparar con toda tranquilidad la campaña para las próximas municipales de 2011. Algunos esperan que ya acuda a la fiesta del Dos de Mayo que celebra la Comunidad madrileña.

Mientras, en el entorno de Aguirre, optaban ayer por mantener la calma. Se escudan en que es "demasiado pronto para hacer balance" porque aún no manejan el resultado final. "No se ha producido ninguna decisión porque no se ha reunido el Comité Nacional de Derechos y Garantías", dijo la propia líder del PP de Madrid en el acto de presentación de un libro ayer por la tarde. En la Comunidad algunos se preguntan si cuando se conozca la sentencia definitiva Gallardón apartará a Cobo de su cargo como portavoz del PP en la capital. Una opción que no se baraja en el Consistorio madrileño. De hecho, esta posibilidad ya fue descartada en una reunión del grupo municipal popular con la votación de todos los concejales.

¿Corta tregua?

El anuncio se produce un día después de que Aguirre, Rajoy y Gallardón exhibieran una aparente sintonía que puede saltar de nuevo por los aires.

El vicealcalde madrileño tampoco se pronunció. Lo hará hoy en rueda de prensa después de presidir la junta de gobierno del ayuntamiento. Es su comparecencia más esperada. Horas antes, Rajoy podrá mostrar su valoración en una entrevista que concede a una cadena de televisión.