Archivo de Público
Jueves, 28 de Enero de 2010

El PSOE forzará al PP a aclarar su posición

Registrará mociones en todas las instituciones manchegas

M. Á. M. ·28/01/2010 - 00:40h

José María Barreda abraza a María Dolores de Cospedal, ayer, en Toledo. - EFE

El Partido Socialista de Castilla-La Mancha pondrá en marcha toda su maquinaria política y su presencia institucional para tratar de frenar la instalación del cementerio nuclear en esta comunidad. El PSOE promoverá en cada ayuntamiento de la región una moción de rechazo al almacén en una ofensiva que implicará a todas las instituciones en las que tiene representación, incluidas las diputaciones y las Cortes regionales.

Al mismo tiempo que hacen patente su rechazo, los socialistas pretenden con esta iniciativa conocer la opinión real de un PP dirigido en su comunidad por la secretaria general de los conservadores, María Dolores de Cospedal. Las mociones tratan de forzar al PP a pronunciarse sobre la presencia del cementerio de residuos en Castilla-La Mancha, habida cuenta de que los dos municipios que pugnan por hacerse con la instalación están gobernados por los conservadores.

Tras el deseo manifestado primero por Yebra (Guadalajara) y ayer por Villar de Cañas (Cuenca), varios municipios de su entorno votaron ayer resoluciones contra la ubicación del cementerio dejando en evidencia la división que rompe al PP de Cospedal en Castilla-La Mancha, donde sus representantes municipales votaron al mismo tiempo a favor y en contra del cementerio, dependiendo de la localidad en la que lo debatieran.

Estas votaciones se repetirán a partir de la próxima semana, a medida que el PSOE registre la moción que ha comenzado a distribuir a sus responsables locales. Su texto rechaza la ubicación en Castilla-La Mancha del almacén, pide a los dos ayuntamientos que lo han solicitado que revoquen su decisión y apoya al Gobierno autonómico en su intento de impedir la instalación del cementerio.

Debate en las Cortes

No sólo los ayuntamientos serán escenario de esta ofensiva. Los órganos de gobierno de las Cortes de Castilla-La Mancha estudiarán mañana la posibilidad de habilitar el sábado para celebrar un pleno extraordinario en el que se debata la presencia del almacén. El presidente regional, José María Barreda, reclamó ayer el papel de las comunidades en el debate. "Tenemos competencia, responsabilidad y autoridad para pronunciarnos sin ambigüedad", dijo tras acusar al PP regional de conocer la decisión de Villar de Cañas y ocultarla.

Barreda advirtió de que podría recurrir al Constitucional si Industria fija en su territorio el cementerio y enfatizó que "hará todo lo posible con la ley en la mano" para evitar el nuevo almacén.