Archivo de Público
Miércoles, 27 de Enero de 2010

Rajoy se siente orgulloso de hacerse fotos en la cola del paro

El líder del PP sostiene que fue una buena idea teniendo en cuenta la "excitación" que provocó en sus adversarios políticos. Aguirre y Gallardón sellan, aparentemente, la paz

MARÍA JESÚS GÜEMES ·27/01/2010 - 04:00h

El líder de los conservadores, Mariano Rajoy, con los dirigentes madrileños, Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón, ayer, en el Foro del PP de Madrid. - MÓNICA PATXOT

El presidente del PP, Mariano Rajoy, se mostró ayer orgulloso de haberse hecho una foto frente a la cola del paro. No lo ve demagógico. Al contrario. Aseguró que no debió de ser tan "mala idea" a tenor "de la excitación" que produjo entre sus adversarios políticos.

Es cierto que la imagen fue muy censurada por los socialistas. La secretaria de organización, Leire Pajín, tachó el gesto de "acto impúdico". Y la vicepresidenta del Gobierno María Teresa Fernández de la Vega también expresó su desacuerdo: "No me parece de muy buen gusto, cuando hay tanta gente desempleada, utilizarlo de forma partidaria".

Pero Rajoy obvió que en sus propias filas también había sentado muy mal. Más de un dirigente conservador lo consideró "un error" y hubo quien incluso se burló de la situación dándole vueltas a si eso era lo que le deparaba a él el futuro tras las elecciones de 2012.

Ayer, en un foro organizado por el PP de Madrid, Rajoy reivindicó su actuación. Y señaló que él, como líder de la oposición, tiene "la obligación de ir a la oficina del Inem" al igual que ha acudido en el último año "a fábricas, bancos y otros muchos sitios". Por eso anunció que seguirá yendo "a donde estime oportuno y conveniente" para hablar con la gente. "Le guste o no al PSOE", sentenció.

Rajoy pidió una "rectificación clara y contundente" de la política económica

Rajoy pidió además una "rectificación clara y contundente" de la política económica. Más tras escuchar los pronósticos del ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, quien admitió que el paro volverá a crecer en enero en más de 100.000 personas. El dirigente conservador consideró que estas cifras son "la continuación de un drama" que millones de españoles sufren a raíz de la crisis.

"No quiero aburrir", comentó a su auditorio. Aunque, según algunos de los asistentes, lo hizo. Al final, varios reconocían que su discurso había sido "bastante largo" y alguno se preguntaba cómo podía realizar "intervenciones tan poco articuladas" con la de años que lleva en política. Pero ayer no era día para las críticas. Se respiraba paz y armonía. Era lo que trataba de trasladar el PP en su conjunto. Así los elogios se cruzaban de un lado a otro de la sala y hubo más de una declaración de buenas intenciones.

El primer paso lo dio el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, al agradecer a Rajoy su labor de oposición porque "no es tarea fácil". Afirmó que gracias a él su partido llegará a la Moncloa sin "ningún tipo de hipoteca". "No tengas ninguna duda, los militantes del PP y quienes tenemos responsabilidades de gobierno no te vamos a fallar", prometió.

"Sabemos, querido presidente, que estás en plena forma"

Además, Gallardón pidió a los suyos "estar unidos" y definió al presidente del PP como la encarnación del "centro reformista liberal", en una especie de cóctel explosivo entre lo que él presume ser y cómo se califica su compañera de filas, Esperanza Aguirre. El alcalde la presentó como la persona que en mayo de 2011 se asomará al balcón de Génova para "deciros que será otros cuatro años vuestra presidenta".

Aguirre no recogió el guante. Agradeció su presencia pero se dirigió hacia a Rajoy. "Sabemos, querido presidente, que estás en plena forma porque estás respondiendo con prontitud y firmeza a los disparates de Zapatero", proclamó.

"Tenemos confianza en ti"

La misma persona que hace dos años lamentaba que el partido estuviera perdiendo sus principios y valores, la misma que amagó con disputar a Rajoy su liderazgo y la misma que hizo suya la frase de "no me resigno", puso ayer al partido de Madrid a su disposición. "Puedes contar con nosotros", fue su recado. "Mariano, tenemos gran confianza en ti", su capitulación. Aguirre no dudó en presentar a Rajoy como "el futuro presidente de la nación española".

Rajoy aprovechó para respaldar a María Dolores de Cospedal

Ayer, aparentemente, se enterró el hacha de guerra. Las tensiones internas de estos últimos meses a cuenta, entre otras cosas, de Caja Madrid, se mantienen aplacadas ante las reiteradas llamadas al orden de Rajoy. Muchos apuestan que esta calma tensa durará hasta que se conozca la sanción al vicealcalde Manuel Cobo. Pero ayer tocaba foto. Y el líder del PP los ensalzó. Cada uno se llevó su ración. Según Rajoy, Aguirre está haciendo "una gran labor" al frente del Gobierno regional y Gallardón es "un excelente alcalde". Además se mostró convencido de que, en el futuro, los dos seguirán en su puesto.

Rajoy aprovechó para respaldar a María Dolores de Cospedal. Hay quien ha cuestionado en los últimos días su doble papel en el partido: número dos y líder del PP manchego. "Lo hace extraordinariamente bien y estoy muy orgulloso de haberla propuesto como secretaria general del PP", sentenció.