Archivo de Público
Miércoles, 27 de Enero de 2010

Zapatero estirará el plazo para buscar el consenso

El presidente quiere sosegar un debate contaminado electoralmente

GONZALO LÓPEZ ALBA ·27/01/2010 - 00:30h

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante la rueda de prensa de ayer en Madrid. - EFE

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no tiene ninguna preferencia sobre el emplazamiento geográfico del cementerio de residuos nucleares. Únicamente quiere que se decida "con consenso", según dijo ayer durante una rueda de prensa conjunta con el primer ministro de Noruega, Jens Stoltenber, informa Íñigo Aduriz.

Para ello, está dispuesto a aplazar la decisión, que inicialmente se había previsto para junio, hasta que el debate se sosiegue. "Cuando se cierre el plazo de presentación de candidaturas el día 31, se abre un proceso muy largo", indicaron fuentes gubernamentales.

El Ejecutivo advierte de que sin almacén, se tendrán que cerrar las centrales

Estos interlocutores no quisieron concretar si la decisión podría posponerse hasta después de las elecciones en Catalunya, donde la legislatura concluye en noviembre, pero sí reconocieron que, a juicio del Ejecutivo, el debate se ha visto contaminado por la cercanía tanto de ese proceso electoral como de los comicios municipales de 2011. Se recuerda, en este sentido, que "hace un año hubo muchos ayuntamientos que hicieron saber su deseo de que la instalación se hiciera en su término municipal".

Ahora, las dos únicas candidaturas presentadas son las de Yebra (Guadalajara), gobernada por el PP, y Ascó (Tarragona), gobernada por CiU, paradójicamente dos partidos defensores de la energía nuclear. Aunque las candidaturas no se han formalizado todavía por escrito ante el Ministerio de Industria, el Gobierno las da por ya presentadas y no considera la posibilidad de que sean retiradas. No obstante, si así fuera y no surgiera ninguna otra dentro del plazo previsto, se declararía desierto el concurso y se realizaría una nueva convocatoria.

La declaración del presidente del Gobierno apunta a la búsqueda de un acuerdo con el PP, pero también con CiU, puesto que, como dijo Zapatatero en la rueda de prensa, el almacén "es necesario". Fuentes gubernamentales fueron más allá y advirtieron: "O hay un almacén de residuos o se tendrán que cerrar todas las centrales nucleares. Los partidarios de la energía nuclear tendrán que elegir".

Industria da por presentadas las candidaturas de Yebra y Ascó

Acuerdo con PP y CiU

Poco antes de que hablara el presidente, lo hizo el líder del PP, Mariano Rajoy, quien se mostró dispuesto a "hablar" con el Gobierno sobre este asunto. "Siempre lo he estado", aseguró en el Foro del PP de Madrid, según informa María Jesús Güemes.

Pero, a pesar de estas declaraciones de Rajoy, los socialistas consideran que "el problema" está en la postura de su secretaria general, María Dolores de Cospedal, que es al mismo tiempo la alternativa del PP al Gobierno socialista de José María Barreda en Castilla-La Mancha y ha amenazado con expedientar al alcalde de su partido. Cospedal no quiere perder la carrera electoral frente a Barreda, que ha mostrado una oposición rotunda a que el almacén se establezca en su territorio, al igual que el también socialista José Montilla en Catalunya.

El planteamiento de Zapatero parte de la existencia de una resolución del Congreso de los Diputados, aprobada en abril de 2006 únicamente con el voto en contra de ICV y la abstención de ERC. El texto dice: "El Gobierno, a la vista de la propuesta formulada y en adecuada concertación con las comunidades autónomas y municipios candidatos, designará el emplazamiento (...)".

Antes de tomar esa decisión, el Consejo de Seguridad Nuclear emitirá un dictamen técnico previa elaboración de informes de diverso carácter. Entre los criterios a tener en cuenta destacan la existencia de una central nuclear próxima y de adecuadas infraestructuras de comunicaciones.

Zapatero reconoció que el asunto ha provocado "debate", pero rechazó que se limite a su partido. "Nadie puede decir que en este asunto prime la disciplina de partido", ya que el almacén "es necesario y es una solución segura al problema de los residuos, que ya han adoptado muchos países europeos".