Lunes, 17 de Diciembre de 2007

Abás pide ayuda económica a comunidad la internacional para evitar una "catástrofe"

EFE ·17/12/2007 - 08:31h

EFE - El presidente francés, Nicolás Sarkozy (i), y el ex primer ministro británico y actual enviado especial para Oriente Medio, Tony Blair, asisten a la Conferencia Internacional de Donantes para los Territorios Palestinos, en París, Francia, el 17 de diciembre. Delegaciones de más de 60 países participarán en la conferencia, de un día de duración, para ayudar a levantar la economía palestina y respaldar las conversaciones de paz en Oriente Medio.

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, exhortó hoy a la comunidad internacional a incrementar y acelerar la ayuda económica para evitar una "catástrofe" en la franja de Gaza, durante la Conferencia de Donantes para los territorios palestinos abierta en París.

Abás se dirigió a las 90 delegaciones de países e instituciones internacionales presentes en la cita con la esperanza de recaudar los 5.600 millones de dólares necesarios para financiar su plan de reformas de los próximos tres años.

Aunque el plan trienal prevé medidas para el desarrollo de todos los territorios palestinos, incluido Jerusalén Este, Abás hizo hincapié en la necesidad de intervenir en la franja de Gaza para evitar la "catástrofe".

El territorio, bajo poder del movimiento islamista de Hamás desde que tomó su control por la fuerza el pasado junio, es blanco de "un bloqueo injusto", que no podrá aguantar mucho tiempo más, según el líder palestino.

"Si el golpe de Estado prosigue, no podremos continuar pagando sin una ayuda" suplementaria de la comunidad internacional. advirtió.

En la misma línea se pronunció su primer ministro, Salam Fayad, que pidió a la comunidad internacional un apoyo presupuestario "inmediato".

"Sin estas ayudas presupuestarias inmediatas, no podemos asegurar la supervivencia de las instituciones", dijo Fayad, al cifrar en 120 millones de dólares mensuales estas necesidades.

El llamamiento de los líderes palestinos fue avalado por el presidente francés, Nicolás Sarkozy, que en la apertura de la Conferencia reclamó un "esfuerzo financiero excepcional" para acompañar "un contexto excepcional", surgido en la cita de Annapolis (EEUU), que relanzó el proceso de paz con vistas a un acuerdo antes de finales de 2008 y la creación de un Estado palestino.

Sarkozy anunció una contribución francesa de "algo más" de 200 millones de euros (300 millones de dólares) en los próximos tres años a la ANP.

También la Comisión Europea prometió una inyección importante, de 650 millones de dólares para 2008, así como el lanzamiento el próximo febrero de un nuevo mecanismo para reanudar la ayuda directa a la ANP, suspendida durante casi dos años.

"Es hora de trabajar directamente con la ANP", declaró la comisaria de Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, al explicar que el nuevo mecanismo sustituirá la anterior estrategia de la Comisión de canalizar sus ayudas por vías alternativas a las autoridades palestinas.

Por su parte, España anunció una ayuda de 240 millones de euros (360 millones de dólares) para los próximos tres años, de los cuales 60 millones servirán para financiar el presupuesto de la ANP.

"Hemos venido para comprometernos política y financieramente de cara al futuro Estado palestino", indicó el ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.

Alemania anunció un paquete de 300 millones de dólares, Kuwait cifró su ayuda en 300 millones de dólares, mientras que Japón se comprometió a dar 150 millones de dólares y se espera que Estados Unidos anuncie una ayuda de 550 millones de dólares, durante la tarde.

La cita de París es una ocasión que se "debe aprovechar", indicó el enviado especial del Cuarteto para Oriente Medio, Tony Blair.

"Es una ocasión importante y vamos a lograrlo gracias a ustedes", dijo Blair.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió "actuar rápido", ya que el proceso sólo podrá tener éxito si se logra aunar los esfuerzos diplomáticos y la situación en el terreno.

Una opinión compartida por la ministra israelí de Exteriores, Tzipi Livni, quien dijo que en el proceso de paz no se podrá "hablar de futuro sin cambios reales sobre el terreno", al fijar el fin del terrorismo como condición para la creación de un Estado palestino.

Livni aseguró que Israel "respetará todos sus compromisos", pero insistió en la importancia de restablecer la seguridad para avanzar en el proceso de paz.

Las principales instituciones monetarias, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), ratificaron por su parte su apoyo al plan de reformas presentado por la ANP.

Tras un receso, los participantes en la Conferencia de Donantes abrirán la sesión de la tarde, en la que están previstas las intervenciones de los líderes del Cuarteto para Oriente Medio.