Archivo de Público
Martes, 26 de Enero de 2010

Cocaína en el WC del avión

La Policía desarticula una red que introdujo 14 kilos de droga oculta en los inodoros de dos vuelos Lima-Madrid

ÓSCAR LÓPEZ-FONSECA ·26/01/2010 - 14:57h

Detrás del inodoro de los WC del avión. Bajo una placa sujeta al suelo con tornillos. Allí ocultaba la droga la organización de narcotraficantes desarticulada en las últimas semanas por la Policía en Madrid.

Los agentes de Grupo Especial de Respuesta al Crimen Organizado (GRECO) y de la Brigada Central de Estupefacientes han detenido a una decena de personas y se han incautado de cerca de 14 kilos de cocaína que había llegado a España oculto en los retretes de dos aviones de línea regular que cubrían el trayecto Lima (Perú) - Madrid.

Según fuentes policiales, la trama contaba con la colaboración de al menos un empleado del aeropuerto de la capital peruana empleado en las labores de limpieza de las aeronaves en el aeropuerto de esta ciudad.

Los agentes han detenido a una decena de personas

Éste se encargada de levantar la tapa metálica existente tras el inodoro e introducir en su interior el alijo, de aproximadamente 7 kilos de droga cada uno, repartido en pequeños paquetes de un cuarto de kilo, aproximadamente, que iba adoptando al hueco utilizado como escondite.

Cuando el avión llegaba al aeropuerto de Barajas, otro miembro de la trama, también empleado en las labores de mantenimiento de los aparatos tras el aterrizaje, se encargaba de levantar las placas metálicas, extraer la droga y hacérsela llegar a los responsables de la red, que la esperaban en las instalaciones del aeródromo madrileño.

La Policía ha conseguido interceptar dos de estos alijos, uno introducido en la segunda quincena del pasado mes de diciembre, y el último, hace sólo unas semana.

Cinco nacionalidades

Entre la decena de detenidos hay ciudadanos de cinco nacionalidades distintas. Entre ellos, están los presuntos responsables de la banda en España, así como compradores que luego traficaban al por menor con la sustancia, incluidos dos presuntos delincuentes italianos llegados desde Nápoles para adquirir una partida.

Sin embargo, aún no han sido identificados los empleados de los aeropuertos de Lima y Madrid que se encargaban de ocultar y, más tarde, extraer la droga del peculiar escondite.

Según fuentes policiales, los integrantes de la banda ofertaban la cocaína a precios muy por debajo del habitual en el mercado negro, lo que había convertido el domicilio de los responsables de la banda en un peregrinar de pequeños traficantes de toda España e, incluso, Italia, que se desplazaban hasta Madrid para adquirirla.