Archivo de Público
Martes, 26 de Enero de 2010

Rajoy azuza el debate de la cadena perpetua y Zapatero lo zanja

El líder del PP se limita a decir que "debatir no es malo"

PÚBLICO.ES / AGENCIAS ·26/01/2010 - 14:15h

DANI POZO - El líder del PP, Mariano Rajoy (i), junto a Javier Arenas.

El debate sobre la "cadena perpetua revisable", activado este fin de semana por el líder del partido en Andalucía, Javier Arenas, ha abierto un nuevo frente de disensión entre Gobierno y oposición. 

El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, ha opinado que abordar la posibilidad de instaurar la cadena perpetua es "un debate de oportunidad" y ha subrayado que con la actual normativa España da "una respuesta penal adecuada a los delitos más graves".

Según Zapatero, se trata de un debate "muy al hilo de algún acontecimiento, un debate de oportunidad", ya que ha surgido justo cuando se cumple un año de la desaparición "trágica" de la joven sevillana Marta del Castillo.

"Creo que tenemos una respuesta penal adecuada para los delitos más graves y más violentos en términos prácticos de cumplimiento de condenas, en comparación con cualquier país europeo", ha subrayado.

Por eso, el presidente ha insistido en que éste "no es un debate que tenga la fuerza necesaria para que ocupe cualquier iniciativa de reforma, porque la realidad de condena penal que tenemos es suficiente".

Sin concretar

Erre que erre, el PP continúa alentando el discurso de que es necesario abrir el debate de la "cadena perpetua revisable",

"Debatir no es malo. El PP ha dicho que es bueno que se abra un debate porque lo pide la calle", han sido sus palabras.

Ha añadido que la cadena perpetua revisable existe en "muchos países", de igual forma que en España se introdujo el cumplimiento íntegro de las penas a pesar de que algunos sectores calificaron la propuesta como "un disparate".

"No hay que tener miedo a un debate sobre el asunto"

Pero el cumplimientos íntegro de las penas existe ahora en España, y por ello, el líder del PP ha sentenciado: "No hay que tener miedo a un debate sobre el asunto, sobre todo si se trata de la cadena perpetua revisable".

Ayer mismo, la secretaria general, María Dolores De Cospedal, se limitó a afirmar que su partido recoge esta percepción de la ciudadanía, aunque no precisó si el PP traducirá esto en iniciativas parlamentarias.