Archivo de Público
Martes, 26 de Enero de 2010

Cospedal no aclara si apoya el ATC en Castilla-La Mancha

Afirma que su doble papel en el PP no "afecta a su neutralidad"

MARÍA JESÚS GÜEMES ·26/01/2010 - 00:45h

La número dos del PP, María Dolores de Cospedal, ayer, en rueda de prensa. - DANI POZO

"Meridianamente clara". Así definió ayer su postura sobre la instalación de un cementerio nuclear en Yebra (Guadalajara) la secretaria general del PP y presidenta del partido en Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal. Lo repitió en numerosas ocasiones. Pero nadie se enteró de cuál era.

Preguntada por si lo apoyaba o no, la número dos del PP esquivó el tema. Se limitó a mirar hacia otro lado: hacia el Gobierno socialista. Insistió en que es al ministro de Industria, Miguel Sebastián, a quien le corresponde decidir dónde se instala el Almacén Temporal Centralizado (ATC) teniendo en cuenta las condiciones técnicas y las máximas garantías de seguridad.

La semana pasada estalló en el PP una nueva crisis interna después de que el alcalde de Yebra, Juan Pedro Sánchez, presentase su localidad como candidata. El PP de Guadalajara le abrió un expediente informativo. Entonces, Cospedal respaldó a los suyos al señalar que su comunidad ya había sido "suficientemente solidaria" con la energía nuclear al ser sede de dos centrales, la de Trillo y la de Zorita. Pocas horas después el vicesecretario de política autonómica y local, Javier Arenas, vino a desautorizarla al afirmar que no se iban a adoptar medidas disciplinarias y que se respetaba la autonomía local.

Cospedal negó ayer disensiones. "No hay contradicción ninguna", mantuvo. A su juicio lo que se había producido era "una manipulación" de sus palabras. Para demostrarlo recordó que ella en ningún momento había "amenazado a nadie de nada" y que tampoco había hablado de "expulsar a nadie".

Eso sí, justificó que se le hubiese abierto un procedimiento por saltarse las recomendaciones que el partido le había hecho y dijo que no entendía su comportamiento. Se le había aconsejado que lograse el consenso de los vecinos por tratarse de un tema muy sensible y que hiciera partícipe al resto de los alcaldes de la comarca porque se iban a ver afectados. "Pero ha actuado de manera contraria a como debería hacerlo", explicó

En el partido a nivel regional piensan que en la decisión del regidor ha pesado mucho su vinculación con la Empresa Nacional de Residuos (Enresa) y temen darse de bruces con alguna actuación corrupta. Durante la rueda de prensa posterior al Comité de Dirección, Cospedal dijo que desconocía este nexo.

A gusto

La dirigente conservadora aprovechó la ocasión para dejar claro que su doble papel en el partido no influye en su toma de decisiones, ni para esta cuestión ni para otras como la guerra del agua. "No afecta a mi neutralidad en ningún asunto", comentó.

Dijo que ella se sentía "muy cómoda y honrada" de ser secretaria general del PP y que así lo habían decidido sus compañeros de partido en el congreso de Valencia de 2008.

Para finalizar señaló que el Ejecutivo había vuelto a "traicionar" el pacto en materia energética que había ofrecido al PP porque actuaba "al margen". Cospedal recordó que su formación había abogado por que España dispusiera de almacenes de residuos nucleares y que así lo aprobó el Grupo Parlamentario Popular en el Congreso.