Archivo de Público
Martes, 26 de Enero de 2010

La ayuda a cada dependiente llegará en menos de seis meses

Las autonomías se comprometen a rebajar más de la mitad el tiempo de espera

VANESSA PI ·26/01/2010 - 00:55h

Un 35% de las personas con derecho a una ayuda aún no la recibe. - REYES SEDANO

Las comunidades autónomas dieron ayer un primer paso para satisfacer las quejas de los miles de dependientes que esperan demasiado para recibir sus ayudas. Los gobiernos regionales agilizarán los trámites para que no pasen más de seis meses desde que reciben una solicitud hasta que hacen efectiva la prestación. Es el compromiso al que llegaron ayer los consejeros del ramo con el Ministerio de Sanidad y Política Social, en el marco del Consejo Territorial de la Dependencia.

"Todas las comunidades autónomas incluirán dentro de su normativa el compromiso a que pasen como máximo seis meses desde que reciben una solicitud hasta que resuelven el PIA [Proyecto Individual de Atención]", explicó ayer la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez.

Las CCAA tardan de 12 a 18 meses en hacer llegar las ayudas

Dos procesos separados

Algunas autonomías, como Madrid, diferencian en sus reglamentos dos procesos administrativos: el primero, desde que se presenta la solicitud hasta que se dictamina el grado de dependencia; y el segundo, hasta que se determina el tipo de ayuda, se concede (PIA) y se hace efectiva. En casos como el madrileño, no se podrá tardar más de tres meses en cada una de las fases, como avanzó Público.

Aunque la ley establece que una vez determinado el PIA la ayuda debe llegar de forma inmediata, los últimos datos de implantación de la norma revelan que el 35% de las personas con el derecho reconocido (258.000 dependientes) aún no se beneficia de la ley. De estos, la mayoría, según coinciden los profesionales del sector, tiene elaborado el PIA.

Madrid, Comunidad Valenciana, Murcia y Canarias se sitúan a la cola

No obstante, algunas comunidades tardan más de lo establecido en evaluar a sus dependientes y determinar hasta qué punto necesitan ayuda en su día a día. El Consejo General de Trabajadores Sociales presentó ayer un informe en el que señala a Galicia, Madrid, Asturias y la Comunidad Valenciana como las más lentas en evaluar a sus dependientes, ya que tardan más de seis meses. Las comunidades más rápidas son Castilla y León y Extremadura, que tardan menos de un mes, y otras como Castilla-La Mancha y Navarra tardan entre tres y seis meses.

En total, según reconoció Jiménez, las autonomías emplean "de 10 a 12 meses de media" desde la solicitud en hacer efectivas las ayudas. La Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales calcula en su último informe que la espera aún se alarga más, entre 12 y 18 meses. Madrid, la Comunidad Valenciana, Murcia y Canarias están a la cola, con retrasos superiores al año y medio. La ministra evitó una vez más subrayar qué comunidades autónomas aplican peor la norma. "Todas hacen un esfuerzo enorme", aseguró.