Archivo de Público
Martes, 26 de Enero de 2010

El PSOE se enreda en la incógnita de su candidato en 2012

La Ejecutiva, con Zapatero ausente, concluye que es necesario zanjar el asunto cuanto antes

GONZALO LÓPEZ ALBA ·26/01/2010 - 06:00h

Zapatero, durante la inauguración de una exposición en el Museo del Prado. - EFE

El PSOE se ha enredado en el "no debate" sobre la candidatura de José Luis Rodríguez Zapatero en 2012. El asunto sigue provocando ríos de tinta, en gran medida porque ningún dirigente se resiste a dejar pasar la ocasión de manifestar un apoyo explícito al secretario general de los socialistas y presidente del Gobierno en un momento en el que su popularidad está en horas bajas.

El asunto la bola de nieve, que crece y crece; no el liderazgo de Zapatero, que nadie cuestiona fue abordado ayer por la Ejecutiva federal. La reunión era propicia porque no asistió el objeto del interrogante, que a esa hora inauguraba en el Museo del Prado una exposición impulsada con motivo de la presidencia española de la Unión Europea.

Varios miembros de la Ejecutiva, entre ellos el presidente, Manuel Chaves, y el vicesecretario general, José Blanco, plantearon la necesidad de zanjar un debate que, además de no existir en términos políticos dentro del PSOE, altera la agenda que interesa a los socialistas. En términos similares se pronunciaron también Alfredo Pérez Rubalcaba y Elena Valenciano.

Puesto que en el entorno de Zapatero se cree que el presidente no tiene intención de ceder a la presión ambiental y "va a seguir manejando sus tiempos", la solución que apuntó Chaves fue "no contestar" a la pregunta que ya se ha convertido en recurrente en cualquier entrevista.

"Soy de la opinión de que el presidente del Gobierno, cuanto antes, diga lo que va a ocurrir"

A esta fórmula se atuvo la secretaria de Organización y portavoz del partido, Leire Pajín, en su comparecencia ante los medios de comunicación. "No voy a contribuir a un debate que no existe en el PSOE", fue su respuesta.

Pero casi a la misma hora echaba más tinta el secretario general de Madrid, Tomás Gómez: "Soy de la opinión de que el presidente del Gobierno, cuanto antes, diga lo que va a ocurrir, que no es otra cosa que ser nuevamente, no ya candidato, sino presidente de este país a partir del 2012".

Distorsión de la agenda

Ante la dificultad de frenar esta incontinencia, en la dirección del PSOE y en la Moncloa existe inquietud ante el eco mediático del Comité Federal máximo órgano entre congresos que se celebra el sábado.

El presidente planificó la convocatoria de esta reunión para explicar al partido el plan de austeridad y las propuestas para garantizar el futuro de las pensiones que el Consejo de Ministros tiene previsto aprobar el viernes, así como las propuestas de reforma laboral que aplazó la semana pasada a petición de sindicatos y empresarios.

La idea de José Luis Rodríguez Zapatero es que el Comité Federal sirva de altavoz de estas medidas y que el partido las divulgue por todo el país, pero ahora se teme que en su proyección pública queden soterradas tanto si Zapatero despeja la incógnita de su candidatura para 2012 como si no lo hace.