Archivo de Público
Martes, 26 de Enero de 2010

La actuación de EEUU en Haití desata duras críticas

El responsable italiano de Ayuda Humanitaria dice que "los norteamericanos confunden la gestión de la emergencia con una intervención militar". ONG de 32 países denuncian el papel del Ejército.

SANDRA BUXADERAS ·26/01/2010 - 00:05h

La ayuda internacional a Haití está siendo "patética", empezando por la de los estadounidenses, entre ellos el ex presidente Bill Clinton, que parecen más interesados en salir por la televisión que en buscar gente bajo los escombros. Es lo que opina el máximo responsable italiano de Ayuda Humanitaria, Guido Bertolaso, que ayer levantó una polvareda de reacciones internacionales.

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, ironizó que le parecía "la típica polémica que se monta el lunes después de un partido de fútbol", horas antes de recibir precisamente al ministro italiano de Exteriores, Franco Frattini. Éste desautorizó a Bertolaso y aseguró que Italia no tiene ninguna intención de desprestigiar los esfuerzos de nadie.

"Una feria de las vanidades"

Bertolaso, cuyo cargo no es político pero tiene una buena relación personal con el primer ministro Silvio Berlusconi, se desahogó ante el micrófono de una periodista, tres días después de poner pie en la isla. "Hay mucho que hacer, y se ve poca organización. Es una situación patética que se podía haber gestionado mucho mejor", dijo este dirigente, bien valorado por su labor tras el terremoto en el valle de L'Aquila, que afectó a 80.000 personas.

Haití no es L'Aquila, replicó la secretaria de Estado de EEUU, argumentando que las dos tragedias no son en absoluto comparables. "Es una feria de las vanidades, un desfile de banderas y camisetas de cada país. Se circula en grandes coches y se hacen carreras para demostrar quién es mejor. En lugar de ayudar a los que están bajo los escombros y de buscar a supervivientes con perros, lo primero que hace el que llega es pegar un manifiesto de su organización y posar para la televisión", criticó Bertolaso.

Críticas a EEUU

"¿Como Bill Clinton, que se hace filmar mientras acarrea agua?", le preguntó la periodista. El técnico respondió que el ex presidente de EEUU "debería haberse metido en el cuartel general y gestionar él la emergencia, pero se fue un día después". El italiano siguió lanzando dardos: "Los norteamericanos son extraordinarios pero, como demostraron en casa con el huracán Katrina, confunden la gestión de la emergencia con una intervención militar".

En una carta dirigida a los participantes en la Conferencia de Donantes para Haití de Montreal, ONG y movimientos sociales de 32 países coinciden en esta última crítica. "Rechazamos la militarización de Haití como una falsa respuesta al creciente desastre y a la medida unilateral de EEUU de enviar más de 20.000 soldados a resguardar sus intereses económicos y geopolíticos", denuncian los firmantes, encabezados por el Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel.

"Exigimos a los gobiernos y a las organizaciones internacionales la anulación inmediata e incondicional de la deuda externa reclamada a Haití, cuyo pago afecta a millones de vidas humanas", añaden los movimientos sociales.

"Nadie da órdenes"

Las organizaciones internacionales fueron otro de los objetivos de Bertolaso: "Han venido como si fuera una catástrofe humanitaria tipo Camboya o Ruanda; piensan en llevar alimentos y agua, y problema resuelto. El material está en los almacenes, nadie da órdenes (...) ni se sientan las bases para la vida futura".

Bertolaso acabó proponiendo una cumbre recordó la reciente del G-8 en LÁquila, que él coordinó para que la ONU establezca un protocolo de actuación en caso de catástrofe, y a un responsable de coordinación. Negó que él mismo busque el puesto: "Yo voy a contracorriente, y se necesita a alguien más conformista".