Archivo de Público
Martes, 26 de Enero de 2010

Internet une granos de arena para hacer montañas

Desde la solidaridad al disparate, la Red aglutina hoy los movimientos ciudadanos

DAVID BOLLERO ·26/01/2010 - 06:30h

DAVID BOLLERO -

Los movimientos ciudadanos han encontrado en Internet el medio necesario para atraer a miles de seguidores y conseguir un auténtico efecto multiplicador. Tan sólo unas horas después del seísmo de Haití, el pasado 12 de enero, ya se habían creado grupos de apoyo que, en el caso de Facebook, superaron los 300.000 seguidores. Las ONG como Intermón Oxfam no sólo canalizan los donativos a través de sus perfiles en redes sociales sino que, además, informan puntualmente de sus progresos en la isla.

Internet se convirtió, en un primer momento, en el perfecto paliativo al colapso informativo: las redes sociales sirvieron como vía de comunicación entre afectados y familiares cuando los medios aún no podían acceder a Puerto Príncipe. Ni siquiera el Pentágono ha sido ajeno a los beneficios de las redes sociales y a través de TISC (Transnational Information Sharing Cooperation), de funcionamiento muy similar a Facebook, ha servido de plataforma de comunicación para acciones de ayuda humanitaria en el país caribeño.

La montaña mágica

Campañas contra el cáncer, la violencia machista, apoyo al pueblo saharaui o el cambio climático también han encontrado un nuevo aliado en las redes sociales pero, de manera paralela, han surgido iniciativas descabelladas o proyectos imposibles. Uno de los casos más asombrosos es el protagonizado por The Berg, La montaña, una idea del arquitecto Jakob Tigges para levantar una montaña en el hueco que dejó el cierre del aeropuerto Tempelhof en Berlín.

Internet se convirtió, en un primer momento, en el perfecto paliativo al colapso informativo

Aquello era más bien un acto de protesta contra la construcción de nuevas viviendas, puesto que él mismo admite que no es un proyecto viable. Sin embargo, se ha convertido en un fenómeno de masas y el propio Tigges, justo después de atender a una cadena de televisión japonesa, explicó a Público: "Recibo cada día entre 30 y 50 correos electrónicos, existen dos grupos de apoyo en Facebook, el mayor de ellos con más de 4.000 miembros, y en muchos de los bares berlineses se pueden ver imágenes de Berg, una fabricante austriaco de limonada que patrocina los souvenirs de The Berg".

El joven arquitecto califica el hecho de auténtico fenómeno social. Desde su punto de vista, The Berg es la prolongación de lo que no se puede tener. Un periodista del diario Der Tagesspiegel se llegó a tomar la molestia de entrevistar a científicos e ingenieros para conocer la viabilidad del proyecto. La conclusión fue que podría llevarse a cabo en el plazo de ocho años y por no menos de 5.000 millones de euros. Algo difícil de cumplir que, sin embargo, no ha evitado que miles de personas, como Tigges, lo consideren "el contenedor para todos los sueños de los berlineses para su ciudad".

Michael Jackson, candidato al Nobel de la Paz

Una de las iniciativas descabelladas de 2009 fue la nominación póstuma de Michael Jackson al Nobel de la Paz. Su objetivo era alcanzar los 100.000 seguidores, pero se quedó en 51.000. Otro movimiento, ‘Movember’, de ‘moustache’ (bigote) y ‘noviembre’, nació para luchar contra el cáncer de próstata, invitando a sus miembros a dejarse bigote. Ha recaudado 14 millones de libras. La ONG Oxfam en Irlanda lanzó ‘Your name in a toast’ (‘Tu nombre en una tostada’), una web que a cambio de un donativo publica la foto de una tostada con un mensaje.