Lunes, 17 de Diciembre de 2007

Garzón admite una querella contra militares marroquíes acusados de genocidio

EFE ·17/12/2007 - 14:55h

EFE - El juez Baltasar Garzón ha admitido a trámite la querella contra 13 militares marroquíes por delitos de genocidio en el Sahara. En la foto, algunas de las personas que se han concentrado hoy en el exterior de la Audiencia Nacional.

El juez Baltasar Garzón ha admitido a trámite la querella contra 13 militares marroquíes por delitos de genocidio en el Sahara, que presentaron los hijos de cuatro desaparecidos, para quienes es "un día histórico" en el que se abre "una esperanza" para conocer el paradero de sus familiares.

En nombre de los querellantes, Hurria Ahmet ha expresado su confianza en la Justicia española y ha manifestado estar "muy contenta y emocionada" porque, según ha dicho a los periodistas a las puertas de la Audiencia Nacional, el juez Garzón se ha mostrado "muy interesado" en este asunto.

El responsable del Juzgado Central de Instrucción número cinco de la Audiencia Nacional se declaró competente el pasado 30 de octubre para investigar a trece altos cargos marroquíes por delitos de genocidio y torturas en el Sahara en relación con la desaparición de cientos de saharauis.

Los principales altos cargos marroquíes a los que Garzón acordó investigar son Housni Ben Sliman, superior que ordenó y dirigió presuntamente la campaña de detenciones y posteriores desapariciones en Smara en 1976 y Abdelhafid Ben Hachem, presunto responsable de los secuestrados en 1987 en El Aaiún y supervisor de los interrogatorios bajo tortura.

A Ben Hachem también se le acusa de haber secuestrado el 20 de noviembre de 1987 a Djimi El Ghalia a la que dio "orden de torturarla".

También destacan Said Ouassou, supuesto responsable directo de todas las detenciones de ciudadanos saharauis en El Aaiún entre 1976 y 1978, Abdelhak Lemdaour, presunto responsable y dirigente de una gran campaña de detenciones; Moustafa Hamdaoui, dirigente del cuartel de la gendarmería en Tan Tan en 1981 y Dris Sbai, quien presuntamente dirigía las operaciones de secuestros y torturas.

El resto son Ben Hima, Ayachi, Brahim Ben Sami, Hariz El Arbi, quien formó parte de la brigada criminal en El Aaiún; Abdelaziz Allabouch y Sanhaji Hamid, todos ellos relacionados con la detención y torturas a El Ghalia.

La querella contra estos militares la presentaron el 14 de diciembre de 2006 asociaciones de apoyo al pueblo saharaui y pro derechos humanos, que cifraron en 542 el número de saharauis desaparecidos desde 1975.

De acuerdo con la denuncia, a partir de ese año, cuando España se retiró del Sahara, Marruecos ocupó el territorio "mediante una cruenta guerra y masacre contra el pueblo saharaui que duró 16 años" y detalla como el Ejército marroquí llevó a cabo "el secuestro, encarcelamiento y desaparición" de cientos de saharauis, la mayoría con nacionalidad española, entre 1975 y 1980.