Archivo de Público
Lunes, 25 de Enero de 2010

Moragas: "La política exterior de Zapatero es una boñiga diplomática"

El PP acusa a Zapatero de haber impedido al príncipe acudir a la toma de posesión del nuevo presidente de Honduras

PUBLICO. ES / AGENCIAS ·25/01/2010 - 11:22h

GRACIELA DEL RÍO - El diputado Jorge Moragas, en la sede nacional de su partido.

El Partido Popular compara la política exterior española con los excrementos. "Una boñiga diplomática", concretamente, es lo que le parece al secretario de Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas, quien ha asegurado que el Gobierno no ha permitido acudir al príncipe Felipe a la toma de posesión del nuevo presidente de Honduras, Porfirio Lobo.

En un artículo titulado "Entrando en Honduras", publicado en su blog de Internet y recogido por Servimedia, Moragas criticó el "desprecio" de Zapatero y el ministro Moratinos hacia el presidente electo de Honduras, tras el golpe de estado de Micheleti y el consiguiente derrocamiento de Zelaya.

El propio Moragas asegura que ha decidido marcharse de viaje a Tegucigalpa para asistir a la toma de posesión de Porfirio Lobo como una manera de compensar que el Príncipe de Asturias "no ha recibido el plácet del Gobierno" y que el ministro Moratinos "no asiste" por voluntad propia.

A su juicio, el hecho de que Honduras haya vivido una "ensalada político-constitucional considerable en los últimos tiempos" no justifica que el Gobierno español dé la espalda al nuevo presidente, sobre el que se pregunta si "Zapatero le piensa invitar a la Cumbre UE-América Latina y Caribe" que se celebrará en España durante el semestre de la Presidencia europea.

Críticas a la izquierda latinoamericana

Moragas explica que va a Honduras para "cubrir como pueda el espacio achicado" dejado por el Gobierno de Zapatero, al que reprocha que "sigue rayado en el surco del pasado" que, en su opinión, representa el socialismo de "Hugo Chavez, Castro´s brothers, Evo, Correa, Ortega (nada que ver con los Gasset) y cia".

Finalmente, denuncia que España ha restringido el grifo de las ayudas al desarrollo a Honduras mientras "con alegría se lo abre a la dictadura cubana sin pudor alguno".


"Vale que el caribe incite a mover el cuerpo pero este contorsionismo incoherente es una boñiga diplomática de considerables proporciones, máxime cuando el oráculo político y espiritual de Zapatero, esto es, Obama, ha decidido que la adminstracion de los Estados Unidos sí que estará presente para legitimar la democracia y la libre expresión del pueblo hondureño", concluye.