Archivo de Público
Domingo, 24 de Enero de 2010

Aznar se pone de ejemplo por su forma de afrontar el franquismo

El ex presidente opina en Chile que el régimen no ha supuesto "ningún peso en mis espaldas"

PÚBLICO.ES / EFE ·24/01/2010 - 17:42h

DANI POZO - Aznar junto a la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre.

El ex presidente del Gobierno español José María Aznar ha celebrado el triunfo del derechista Sebastián Piñera en las elecciones presidenciales de Chile porque pone fin a la transición que desde 1990 condujo la Concertación por la Democracia, de centroizquierda.

Aznar, quien ha negado la influencia que podrían tener en el gobierno de Piñera personas vinculadas a la dictadura de Augusto Pinochet, se ha puesto a él como ejemplo por su forma de afrontar el franquismo, un régimen que no supone "ningún peso en mis espaldas".

En cuanto a la derrota del Partido Popular (PP) en 2004, tras recordar que no era candidato, la atribuyó a "unas circunstancias especiales" que se produjeron en España, pero insistió en que la alternancia política debe verse como algo normal, dentro de lo que significa una continuidad histórica.

Alternancia democrática

"La alternancia democrática dentro de la normalidad" representa, dijo Aznar en una entrevista que publica el diario El Mercurio, "la culminación" de un proceso de maduración democrática.

"Mi triunfo en el 96 fue resultado del deseo de los ciudadanos de nuevas políticas"

Aznar comparó su propia llegada al poder en España, en 1996, con el triunfo de la derecha en Chile y aseguró que ambas victorias "son el resultado del deseo de los ciudadanos de nuevas políticas, de nuevas formas de gobierno".

Respecto de los problemas que podría tener el gobierno de Piñera, José María Aznar dijo esperar que la Concertación "haga una oposición coherente", aunque advirtió que la adaptación a ser oposición de una fuerza que ha estado largo tiempo en el gobierno "no suele ser corto, sino más bien largo".

"El éxito de la transición democrática en Chile, tal como lo fue en España, radica en saber mirar hacia el futuro", aseguró, tras considerar que el próximo presidente chileno, que asumirá el cargo el 11 de marzo, no tendrá problemas en ese sentido.

El PSOE, un mal ejemplo

Afirmó que en España, la oposición del PSOE (Partido Socialista Obrero Español) a su gobierno "fue irregular" y que en ocasiones, sobre todo en la parte final de su mandato, "no entendió correctamente cuáles eran sus obligaciones en la oposición y es un buen espejo para no repetirlo".

El verdadero desafío de Sebastián Piñera no fue ganar las elecciones presidenciales, sino hacer un buen gobierno durante los próximos cuatro años, dijo Aznar, y recordó su propia experiencia en España, donde "una victoria por una mayoría relativa en 1996 se transformó en una mayoría absoluta en 2000".