Lunes, 17 de Diciembre de 2007

El Rey saudí indulta a la mujer violada que fue condenada a 200 latigazos por adulterio

Un tribunal islámico acusó a la joven de ir en coche con un hombre que no era de su familia, algo que prohíbe la ley saudí

EFE ·17/12/2007 - 12:09h

EFE - Fotografía de la presentadora de televisión de Arabia Saudí Rania al-Baz, quien autorizó la publicación en la prensa de las consecuencias del maltrato que sufrió en abril de 2004 a manos de su esposo, el cantante Mohamed al-Falatta, con el fin de denunciar la violencia doméstica en este país. La presentadora, una de las grandes estrellas de la TV de este país, sufrió en el ataque rotura de la nariz y otras 13 fracturas en el rostro. El cantante abandonó a su mujer, a la que creía muerta, a la puerta de un hospital después de contar a los médicos que había sido víctima de un accidente de circulación y que se aprestaba a socorrer al resto de los heridos.

El rey saudí, Abdala bin Abdelaziz, ha indultado a una mujer que, pese a haber sido violada por siete hombres, fue condenada a cárcel y latigazos por un tribunal islámico que la acusó de adulterio, según fuentes judiciales.

El indulto forma parte de un "decreto real" que ordena asimismo la comparecencia de los jueces que dictaron la sentencia ante una comisión especial de investigación por "errores cometidos" en el caso.

El decreto del soberano saudí pone fin a una polémica suscitada en el reino wahabí sobre el caso, y se produce tras las duras críticas en Occidente a la sentencia.

Ese caso ocurrió el año pasado en la localidad oriental de Al Qatif, cuya población es en su mayoría chií, y un tribunal de esta región condenó a la mujer a tres meses de cárcel y 100 latigazos.

La pena fue doblada el 14 de noviembre pasado por el Tribunal General de Al Qatif, que acusó a la joven de haber estado en su automóvil con un hombre que no era miembro de su familia -algo que prohíbe la ley saudí-, antes de ser violada por los siete hombres.

El ministro de Justicia saudí, Abdala bin Mohamad Al Sheij, citado hoy por Al Yazira en su página web, defendió al Poder Judicial saudí, especialmente los tribunales islámicos, mientras subrayó que el monarca "tiene derecho a indultar a los condenados si ello sirve a los intereses" del país.

La mujer fue atacada mientras estaba en un automóvil con un amigo con el que se había reunido para pedirle que le devolviera una foto suya, dado que se acababa de casar.

Un grupo de siete hombres presuntamente les secuestraron y les violaron a los dos en una zona deshabitada de la localidad de Al Qatif, cuyo tribunal condenó a los agresores a penas de entre dos y nueve años de prisión.

La sentencia contra la víctima ha sido criticada por varios políticos occidentales, incluido el presidente de EEUU, George W. Bush, así como por distintos grupos pro derechos humanos, y la organización estadounidense Human Rights Watch (HRW) ha pedido este mes la inmediata puesta en libertad de la víctima.

Fuentes saudíes subrayaron, además, que el caso ensombreció la presencia de la delegación saudí en la conferencia de paz de Annapolis (EEUU), celebrada a finales de noviembre,

El ministro saudí de Asuntos Exteriores, príncipe Saud al Faisal, ha calificado recientemente la sentencia contra la mujer de "acción individual", y ha lamentado que fue utilizada para "perjudicar la imagen del pueblo y el Gobierno saudíes".

Noticias Relacionadas