Archivo de Público
Sábado, 23 de Enero de 2010

Esquerra e ICV movilizan de nuevo a las Terres de l'Ebre

PSC y CiU, divididos internamente, defenderán la candidatura de Ascó al ATC.

FERRAN CASAS / JORDI SIRÉ ·23/01/2010 - 08:00h

ACN - El president de la Generalitat, José Montilla, visitó ayer la población de Capçanes, en la comarca del Priorat, y se topó con activistas antiATC.

El Gobierno central instalará el cementerio nuclear (ATC) donde genere el "máximo consenso". Impedir que cunda la sensación de paz ante la instalación de la infraestructura en Ascó o Vandellós, los dos municipios nucleares catalanes, es lo que intentan a toda máquina Esquerra Republicana e Iniciativa per Catalunya Verds, acompañadas por activas plataformas.

La opción de Ascó, en la comarca de la Ribera dEbre, es la que tiene más posibilidades de prosperar en Catalunya. Su pleno la votará el martes y la unidad territorial de la Ribera y otras tres comarcas del sur, las Terres de lEbre, prepara una batalla que, en parte, recuerda a la que a principios de la anterior década se libró contra el Plan Hidológico Nacional del PP, avalado por CiU.

Herrera exige a Montilla que el Govern diga no al cementerio nuclear

ERC e ICV, cuyos líderes Joan Puigcercós y Joan Herrera encabezarán mañana en Ascó delegaciones de sus partidos en la manifestación anti-cementerio, pretenden que CiU y PSC les secunden o paguen un precio político. Se valen de un pronunciamiento del Parlament en 2008 que el PSC no votó contra el ATC y de mociones similares de ayuntamientos y consejos comarcales de la zona.

La federación del Ebro del PSC rechaza la infraestructura, pero ha avanzado que "respetará" lo que decidan sus alcaldes. El aparato del PSC, mientras, no se ha pronunciado pero deberá hacerlo. Y lo hará a favor.

La posición de CiU es aún más compleja. Dice no al ATC e insta a la Generalitat a hacerlo también. Pero el alcalde de Ascó, apoyado por el único concejal socialista para gobernar, es de CiU. El regidor y el resto del consistorio están por el sí. Ayer, en Tortosa, sus compañeros de partido en las Terres de lEbre les pidieron que renuncien y Artur Mas se mostró contrario a que una sola zona "concentre todos los costes nucleares" pero evitó reproches.

El alcalde de CiU lo avala pero barones del partido protestan en Facebook

En CiU, hay alcaldes a favor del ATC y otros que critican que Mas no desautorice a Ascó y les impidiera a ellos, cuando Pujol gobernaba, instalar térmicas o vertederos. Y Andreu Martí, alcalde de lAmetlla y presidente del Consell Comarcal del Baix Ebre, promueve un grupo contrario en Facebook con 2.400 miembros. "Difícilmente se nos puede pedir ser más solidarios y, por eso, nos oponemos radicalmente a cualquier cementario nuclear", reza su descripción.

La división de los mayoritarios la aprovechan ERC e ICV ya en precampaña. Herrera siguió exigiendo a CiU expulsar a sus ediles pronucleares y al Govern un no rotundo. Los nacionalistas le replicaban que expulse él a Joan Saura y Francesc Baltasar, "consellers en un Govern cómplice del ATC".

Separar partido y Govern

ERC, que preside el Consell Comarcal de la Ribera dEbre, también hará bandera del no. Ambos separan con suma facilidad en la zona cuestiones de partido y Govern.

La Generalitat acabará, por deseo del PSC, avalando el ATC, contrariamente a lo que han hecho los gobiernos socialistas de Castilla-la Mancha o Extremadura. Ello no fue óbice para que su delegado en las Terres de lEbre, Lluís Salvadó, estuviera en primera fila en la assamblea antiATC en Móra el miércoles. Acudía como miembro de la dirección de ERC.