Lunes, 17 de Diciembre de 2007

El Congreso de EEUU investigará los interrogatorios de la CIA

El Departamento de Justicia del país ha advertido de que no cooperará

REUTERS ·17/12/2007 - 09:05h

Miembros del Congreso de Estados Unidos han prometido investigar la destrucción de cintas de vídeo de interrogatorios a sospechosos de terrorismo por parte de la CIA, a pesar de la advertencia del Departamento de Justicia del país de que la agencia no cooperará.

El principal miembro republicano de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes y una importante voz demócrata sobre seguridad se unieron a las críticas contra la CIA y la compleja red de agencias de inteligencia de Estados Unidos en general.

"Queremos que la comunidad de (inteligencia) rinda cuentas sobre lo que pasó con estos vídeos", dijo el representante republicano Pete Hoekstra en el programa de televisión Fox News Sunday.

"Vamos a emitir citaciones. Nuestra investigación deberá continuar", agregó.

El representante republicano dijo que no tiene confianza en el liderazgo de inteligencia estadounidense. "Ustedes tienen una comunidad que es incompetente. Son arrogantes. Y son políticos. Y no creo que sean responsables para nadie. No creo que sean responsables ante el presidente", expresó.

Hoekstra dijo que el director de la agencia central de inteligencia (CIA), Michael Hayden, debería responder por lo que llamó declaraciones engañosas de la agencia durante su mandato, que comenzó después de la destrucción de los vídeos en el 2006.

Se cree que los vídeos, destruidos en el 2005, mostraban el uso de una técnica de ahogamiento simulado.

La revelación este mes de que la CIA destruyó grabaciones de los duros interrogatorios a dos sospechosos de Al Qaeda en el 2002 han provocado fuertes denuncias de legisladores y defensores de derechos humanos.

"Esto huele a un encubrimiento del encubrimiento", dijo la representante demócrata Jane Harman, presidenta de la Subcomisión de Seguridad Nacional de la Cámara baja.

El Departamento de Justicia, con el nuevo fiscal general, Michael Mukasey, cuya discutible confirmación se enfocó en su negación de definir a la técnica como una tortura ilegal, inició una investigación preliminar de la cinta de vídeo en conjunto con el inspector general de la CIA.

Pero el Congreso controlado por los demócratas inició sus propias investigaciones. El Departamento de Justicia exhortó a la CIA la semana pasada a no cooperar, tras señalar que esto podría interferir con la investigación.

Asimismo, Mukasey rechazó una solicitud de información del Congreso sobre la investigación del Departamento de Justicia.

"Les advertí de que no destruyeran las cintas de vídeo. Ellos lo hicieron en todo caso, y no nos lo dijeron", dijo Harman.

"El Congreso absolutamente necesita ejercer su autoridad constitucional" para investigar, dijo.

La CIA dijo que la destrucción de los vídeos fue legal y que lo hizo por la seguridad de los agentes involucrados en las negociaciones, si es que los registros alguna vez se hacen públicos.

Noticias Relacionadas