Archivo de Público
Viernes, 22 de Enero de 2010

El ICO se niega de nuevo a financiar al jefe de la CEOE

Los bancos estudian dar a Marsans un crédito de 30 millones, la mitad del préstamo habitual

A. T / S. R. A. / V. Z. ·22/01/2010 - 07:00h

EFE - Pascual y Díaz Ferrán, recibiendo un premio, en una imagen de archivo.

El Instituto de Crédito Oficial (ICO) ha vuelto a decir no al presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán. En vista de que el agua le llega al cuello por los problemas de sus empresas, agudizados tras el polémico cierre de la aerolínea Air Comet, un grupo de bancos liderado por el Grupo Santander ha intentado lanzar un salvavidas al líder de los empresarios.

Pero la banca no quiere aumentar el riesgo que ya tiene asumido con las sociedades del empresario y ha optado por acudir al ICO para compartir el riesgo. Los bancos plantearon conceder a Marsans un crédito de 30 millones, la mitad de lo que suele solicitar cada inicio de año. De esta cantidad, las entidades financieras pondrían la mitad y el organismo público, el resto.

Al margen de los 30 millones, Marsans negocia refinanciar toda su deuda

El ICO se ha negado, alegando que Marsans no pretende hacer ninguna inversión con ese dinero, y ahora las entidades financieras no tienen más remedio que volver a estudiar la operación, aunque esta vez en solitario porque no les conviene que Marsans entre en concurso de acreedores, aseguraron a Público fuentes conocedoras de la situación.

El estado del grupo turístico se ha complicado debido al empeño de Díaz Ferrán y de su socio Gonzalo Pascual de utilizarla para inyectar dinero en Air Comet con el fin de evitar que cayera (le prestó 143 millones en los últimos dos años). Con una deuda que supera los 400 millones y un grave problema de liquidez, Marsans necesita urgentemente respaldo financiero.

Gonzalo Pascual confirmó ayer a este periódico la solicitud del crédito para la campaña de invierno, pero aseguró que "la cuantía asciende a 40 millones ampliables". En la compañía restan importancia al préstamo con el argumento de que "en el mundo del viaje, todos los años se hace una operación crediticia en baja temporada, un crédito de campaña" que se pide entre diciembre y enero, y que luego se devuelve durante la temporada alta (julio y agosto).

La venta de parte de Trapsa ayudaría a recabar nuevos créditos de la banca

Sin embargo, Pascual reconoce que algunas cosas han cambiado. No sólo porque el crédito se ha pedido al ICO, ni porque sea de cuantía inferior a los 60 millones que solían pedir otros años, ni porque ya no hayan acudido a financiar a Marsans los bancos extranjeros. Además, lo habitual era que el préstamo lo liderase una única entidad y esta vez serían cuatro (Banesto, Sabadell, La Caixa y Santander) quienes compartirían el riesgo de la operación.

Algunas fuentes señalan que la garantía con la que Pascual y Díaz Ferrán respaldarían el préstamo no serían las acciones de Marsans sino otra de las firmas que comparten ambos, posiblemente la cadena de hoteles Hotetur. Pascual niega este extremo y asegura que el respaldo será la propia agencia de viajes.

Tras la negativa del ICO, las negociaciones tendrán que empezar ahora prácticamente de nuevo e irán paralelas a las que se mantienen para refinanciar y aplazar el pago de toda la deuda de Marsans.

La ayuda de la venta de Trapsa

Para lograr el apoyo de la banca, los dos socios confían en culminar la venta de algunas concesiones de Trapsa (Autobuses del Sur y Transportes de Cercanías), que les reportarían unos ingresos de 61 millones, de los que 42 millones serían en efectivo. Con ese dinero, podrían reducir algo la exposición que la banca tiene con el grupo, con lo que le sería más fácil obtener financiación.

Por otro lado, las asociaciones de consumidores han recurrido ante la Audiencia Nacional contra la segunda negativa del juez Santiago Pedraz a abrir diligencias de investigación a Air Comet por presunta estafa en la venta de billetes.