Domingo, 16 de Diciembre de 2007

PKK reconoce bajas y denuncia que la operación turca fue apoyada por EEUU

EFE ·16/12/2007 - 08:36h

EFE - Varios cazas F-16 turcos bombardearon hoy bases de los combatientes del proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el norte de Irak.

El grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) reconoció hoy que sufrió cinco bajas durante el ataque de cazas turcos en la madrugada del domingo y acusó a Estados Unidos de haber suministrado a Ankara la información necesaria para llevar a cabo los bombardeos.

Según un comunicado del PKK citado por la agencia Firat, cercana al grupo, los bombardeos provocaron la muerte de siete personas, de las cuales cinco pertenecían a esa formación y dos eran civiles.

Además, en el ataque otros tres militantes del PKK resultaron heridos.

"Aviones espía (de EEUU) sobrevolaron la zona durante un mes", denunció la organización rebelde, que acusó a Washington de haber facilitado la información necesaria para que el Ejército turco ejecutara el ataque.

Por su parte, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, mostró hoy su satisfacción por el resultado de la operación y felicitó al Ejército, en un discurso televisado.

"La primera valoración que se puede hacer de la operación, realizada bajo condiciones nocturnas, es que ha sido un éxito", dijo Erdogan.

En la entrevista del pasado 5 de noviembre en Washington entre Erdogan y el presidente estadounidense, George W. Bush, el Gobierno de EEUU se comprometió a entregar "información de espionaje fiable y en tiempo real" a Turquía.

Unos 50 aviones de combate turcos bombardearon anoche el cuartel general del PKK en el norte de Irak.

La operación continuó con bombardeos de artillería pesada a objetivos en el interior de Irak durante esta mañana.

Fuentes locales del norte de Irak confirmaron que las incursiones aéreas se realizaron de forma simultánea en varias regiones.

Los campos del PKK de Zap, Havasin y Haftanin que fueron bombardeados hoy se encuentran 15 kilómetros al interior de la frontera iraquí, mientras que las montañas Kandil se hallan a más de 100 kilómetros de la frontera, en el límite con Irán.

El Gobierno turco dio permiso a los generales para que entrasen en el país vecino desde el 28 de noviembre.

La primera operación se produjo el 1 de diciembre a pequeña escala.