Domingo, 16 de Diciembre de 2007

1-0. El Arsenal se hace líder en la guerra del Emirates Stadium

EFE ·16/12/2007 - 21:06h

EFE - Tras casi un mes en el dique seco, Cesc Fábregas reapareció con el Arsenal para darle otro aire a su equipo, que venció (1-0) al Chelsea, victoria que le permite continuar al mando de la Premier.

El Arsenal recuperó el liderato que le había birlado el Manchester United una hora antes tras vencer (1-0) al Chelsea en un áspero y vibrante derbi que se decidió a la salida de un saque de esquina botado por Cesc Fábregas y materializado por William Gallas.

Tras casi un mes en el dique seco, Cesc Fábregas reapareció para darle otro aire a su equipo. Cesc, el francés Matthieu Flamini y el bielorruso Alexander Hleb. Quizá un sólo hombre no forja el sentido de un equipo pero estos tres son, hoy por hoy, la columna vertebral del Arsenal.

Durante la semana, Arsene Wenger se había preguntado cuántos jugadores debía arriesgar para el partido ante el derbi. Y se respondía a sí mismo con una duda casi existencial: no tenía claro si arriesgar a uno o a dos, tres parecía demasiado.

'El Profesor' lanzó un órdago y puso a los tres, claro como tiene que estos partidos marcan una liga. Tres puntos, sí, como los que perdió ante el Middlesbrough, pero tres puntos que quedan marcados con trazo grueso en la tabla clasificatoria de la liga.

El Arsenal no fue de la noche a la mañana el equipo vertiginoso de hace dos meses pero ofreció otra cara. Con Cesc el equipo tiene un segundo más para pensar, lo que le da, por paradójico que parezca, una velocidad más en el momento decisivo.

La primera ocasión clara la protagonizó el Chelsea en su propia portería. Una cesión del brasileño Alex se convirtió por incomunicación con Cech en una vaselina que no entró por poco en la portería del meta checo.

Cesc, que manejaba bien a su escuadra, exhibió un detalle técnico con un regate de tacón que le dejaba vía libre hacia la portería de Cech. Fue parado por Terry con una entrada dura a la que siguió, después del pitido del árbitro, un balonazo en la cara del catalán, esa modalidad de agresión que los árbitros escasamente sancionan. Tarjeta amarilla esta vez para Terry.

Con el partido caliente, llegó el minuto de Shevchenko, que armó su pierna con rapidez -recordando en ese preciso momento al delantero que fue un día en el Milan- para sacarse un disparo violento despejado por Almunia con los puños.

El choque vivió una escalada de agresividad que tuvo su momento álgido con una entrada con los tacos por delante de Eboue a Terry, señal, lo mismo que había pasado poco antes en Liverpool, de que era de verdad el 'Grand Slam Sunday'. Es decir, un capricho del calendario que no decidirá el campeón de la 'Premier' pero que puede decir muchas cosas acerca de quién no la ganará.

Terry no sobrevivió a la entrada de Eboue y tuvo que ser sustituido por el israelí Ben-Haim.

Y el gol, el choque y parte de las aspiraciones a la liga de los dos equipos comenzó a decidirse al final de la primera parte, otro paralelismo con lo sucedido en Anfield. El tanto atrapa también parte de la historia del Arsenal al conectar al joven Cesc Fábregas, que lanzó el saque de esquina, con el veterano William Gallas, que remachó a la red el 1-0.

Por supuesto, el tanto no habría subido al marcador sin la inestimable ayuda del meta del Chelsea. Petr Cech, lesionado las últimas semanas, reapareció ante el Valencia el pasado miércoles aunque apenas tuvo trabajo. Hoy, en la primera que tuvo, se comió el balón de Cesc y dejó a su equipo por debajo en el marcador.

La segunda parte se mostró menos encorsetada en su desarrollo. Un par de buenas contras del Arsenal no dieron fruto. Y ahí empezaron los apuros de los 'gunners'. Primero un centro-chut de Wright-Phillips se paseó delante de Gallas y Almunia y Shevchenko, demasiado potente para cualquiera de los tres.

La segunda fue un disparo de Shevchenko desde la frontal que se sacudió Almunia en la parada de la noche. El choque se movía a ritmo de contras y un nuevo gol podía caer del lado de cualquiera.

El gol o la expulsión, pues el partido -que acumuló hasta diez tarjetas- vivió otro pico de violencia mediada la segunda parte con una entrada escalofriante de Joe Cole a Emmanuel Eboue. El marfileño, sacado en camilla, fue el segundo sacrificado de un derbi que se había encarnizado demasiado.

Tras la pausa por la bronca, la lesión y la entrada de van Persie, el holandés ofreció la quinta velocidad a los 'Cañoneros', que pudieron sentenciar con hasta tres disparos del joven delantero.

Cech se redimió en parte con una doble parada a van Persie y Fábregas en los últimos minutos. Almunia respondió con otra buena actuación en el minuto 92 a disparo de falta de Shevchenko.

La última jugada del partido, con una dura entrada de Cesc a Ashley Cole y la posterior agresión de éste al español, resumió la histeria de un partido de alta tensión. Lo cierto es que el Chelsea, lo mismo que el Liverpool ante el United, podría haber arañado un punto. Pero no fue así y los 'Cañoneros' y los 'Red Devils' se quedan solos en la lucha por la 'Premier'.

Ficha técnica:

1 - Arsenal: Almunia; Sagna, Toure, Gallas, Clichy; Eboue (van Persie, min.69), Flamini, Cesc Fábregas, Rosicky, Hleb (Gilberto Silva, min.77); y Adebayor (Bendtner, min.94).

0 - Chelsea: Cech; Ferreira, Alex, Terry (Ben-Haim, min.38), Ashley Cole; Wright-Phillips (Kalou, min.75), Obi Mikel, Makelele (Pizarro, min.64), Lampard, Joe Cole; y Shevchenko.

Goles: 1-0, min.47, Gallas.

Árbitro: Alan Wiley. Amonestó con tarjeta amarilla a Adebayor (min.21), Lampard (min.29), Terry (min.29), Eboue (min.35), Toure (min.62), Flamini (min.63), Joe Cole (min.67), Ben-Haim (min.73), Obi Mikel (min.84) y Cesc Fábregas (min.95)