Domingo, 16 de Diciembre de 2007

Gescartera, a punto del visto para sentencia

Los tribunales dictarán sentencia siete años y medio después de la intervención

VIRGINIA ZAFRA ·16/12/2007 - 19:55h

Últimas horas para el juicio de uno de los mayores fraudes financieros de la historia española. La Audiencia Nacional dictará hoy o mañana el visto para sentencia del caso Gescartera.

Han pasado tres meses desde que arrancó la vista oral y siete años y medio desde que la CNMV intervino la agencia y sobresaltó a 4.000 familias tras hallar un agujero patrimonial de 50 millones de euros.

En estos tres meses, han declarado más de cien peritos y testigos, algunos tan ilustres como los ex presidentes de la CNMV Juan Fernández-Armesto y Pilar Valiente. Pero sólo como testigos; el tribunal se negó a juzgar a este organismo por ninguna irregularidad.

Con sus testimonios, las acusaciones tienen claro que en Gescartera se simulaba que se invertía el dinero de los clientes en renta variable y fija, pero la realidad era muy distinta.

Una parte importante —unos 12 millones— fue al bolsillo del dueño de la agencia, Antonio Camacho, y sus allegados, según el Banco de España. Para ocultar el fraude, la agencia informó sesgadamente a los clientes, obstruyó la inspección de la CNMV y le entregó papeles falsos, según el relato del fiscal detallado por Efe.

Camacho insiste en su inocencia y en que todo se debió a unas inversiones mal hechas. No ha convencido al fiscal, que mantiene su petición de once años de cárcel. El principal acusado sí ha logrado que su esposa y madre de sus dos hijos, Laura García Morey se libre de los seis años de prisión que le pedían. Al final, la Fiscalía Anticorrupción ha presentado acusación contra 12 personas —dos menos que al inicio—, para las que pide 84 años de cárcel por apropiación indebida y falsedad documental.

Junto a ellos, están en una difícil situación La Caixa y Caja Madrid. Las acusaciones piden que se les declare responsables civiles subsidiarias, es decir, que paguen los 50 millones de indemnización a los clientes porque es previsible que los condenados sean casi insolventes.

El argumento es que Caja Madrid no identificó a los clientes de Gescartera como debía y facilitó el desvío de los fondos, mientras que La Caixa contribuyó —a través de dos empleados— a que la CNMV no conociera el verdadero estado financiero de la agencia.

En el primer trimestre de 2008 llegará la sentencia, pero los clientes no podrán recuperar el dinero. Lo previsible, sea cual sea el fallo, es que se recurra ante el Supremo y el proceso dure algunos años más.

Las indemnizaciones pueden variar mucho 

  • 50 millones de euros: Es el agujero patrimonial de Gescartera y, por tanto, la indeMnización más previsible.

  • 69,7 millones de euros: Es la cuantía que aportaron los clientes a la agencia de valores, menos las devoluciones recibidas.

  • 94 millones de euros: Es lo que reclaman los clientes, ya que incluye la revalorización que les prometió la agencia. Es improbable que el tribunal acceda.