Archivo de Público
Martes, 19 de Enero de 2010

Incluso el uso médico de opiáceos puede causar sobredosis

Reuters ·19/01/2010 - 18:41h

Por Frederik Joelving

Las personas que consumen grandes dosis de analgésicos opiáceos por causa médica corren alto riesgo de sufrir una sobredosis.

Actualmente, existe una controversia sobre el uso de esa clase de fármacos potencialmente adictivos, como la morfina y la oxicodona (Oxycontin). Cuando se usan en exceso, relajan los músculos respiratorios y el usuario se sofoca.

Los nuevos resultados no significan que los pacientes deban suspender el analgésico recetado.

Para el estudio, publicado en Annals of Internal Medicine, los autores siguieron a casi 10.000 adultos que habían recibido por los menos tres recetas de opiáceos en 90 días para tratar un dolor crónico, como el de espalda.

Del total de participantes, 51 habían sufrido por lo menos una sobredosis y seis murieron por ese motivo.

El equipo halló también que a mayor dosis, más posibilidad de sufrir una sobredosis. Así ocurrió anualmente con uno de cada 500 pacientes tratados con el equivalente a menos de 20 miligramos de morfina por día, a diferencia de uno de cada 60 personas tratadas con el equivalente a 100 miligramos o más.

Varios millones de estadounidenses usan opiáceos para aliviar el dolor crónico e incluso dosis relativamente reducidas sumarían miles de sobredosis por año.

"Los opiáceos tienen riesgo, por lo que deberían indicarse y usarse con cuidado a largo plazo", dijo Michael Von Korff, que dirigió el estudio.

"No quiero asustar a nadie. Si alguien toma un par de (el analgésico opiáceo) Percocet por día y se siente bien, no creo que se preocupe", agregó Von Korff, de Group Health Cooperative, en Seattle.

Aun así, las recetas se dispararon en las últimas dos décadas, y también las sobredosis fatales, que ahora suman miles por año.

"Como sociedad, subestimamos los riesgos posibles del aumento drástico del uso de opiáceos", dijo el doctor Leonard Paulozzi, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, que no participó en el estudio.

Las personas con sobredosis suelen a abusar del fármaco sin tener receta para consumirlo, pero hasta ahora se ignoraba el riesgo que corren los usuarios bajo tratamiento médico. En el estudio, las sobredosis fueron más comunes en las personas que habían tenido depresión o adicción a una droga.

"El estudio es realmente útil porque cuestiona la idea de que si se padece un dolor legítimo, entonces no hay que preocuparse por trastornos asociados con el abuso de drogas", dijo el doctor Douglas Gourlay, anestesista y experto en adicciones del Hospital Mount Sinai en Canadá.

Gourlay, que no participó en el estudio, opinó que los resultados no deberían impedir que los médicos receten opiáceos. Esos fármacos se usan como tratamiento de segunda línea en pacientes resistentes a otros analgésicos, como la aspirina.

En cambio, dijo Gourlay, los doctores deberían prestar más atención en la evaluación del riesgo potencial de adicción en los pacientes antes de iniciar el tratamiento. Si bien así ya lo recomiendan varias guías, se desconoce cuántos médicos de atención primaria adhieren a esa práctica.

Von Korff recomendó a los pacientes: "Si están usando opiáceos por un plazo prolongado, nunca deberían tomar una dosis superior a la indicada por el médico. Y si tienen algún problema, como somnolencia o exceso de sedación, hay que informárselo al médico".

FUENTE: Annals of Internal Medicine, 19 de enero del 2010