Archivo de Público
Martes, 19 de Enero de 2010

Unas 150 personas mueren en enfrentamientos en Nigeria

Reuters ·19/01/2010 - 17:38h

Unos 150 nigerianos han muertos en tres días de enfrentamientos entre grupos musulmanes y cristianos en la capital del estado de Plateau, en el centro de Nigeria, donde la policía ha impuesto un toque de queda de 24 horas.

"El domingo por la tarde enterramos 19 cuerpos y 52 ayer. Para ahora, hay 78 en la mezquita que aún deben ser sepultados", dijo Muhammad Tanko Shittu, que organizó los funerales masivos en la principal mezquita en Jos y añadió que otras 90 personas habían resultado heridas.

Las fuerzas de seguridad intentan evitar que se repitan los disturbios de noviembre de 2008, en los que murieron cientos de personas durante los peores enfrentamientos en años entre bandas de musulmanes y cristianos en el país.

"A la vista de la actual situación en la ciudad, por la presente declaro un toque de queda de 24 horas a partir de ahora", anunció el martes Gregory Anyating, comisario de la policía estatal.

El vicepresidente Goodluck Jonathan, que ha asumido las labores diplomáticas del debilitado presidente Umaru Yar'Adua, ha ordenado al asesor de seguridad nacional y a altos mandos policiales que tomen las medidas necesarias para devolver la calma a la ciudad.

"Les aseguro que el Gobierno federal está a cargo de la situación de Jos y que la situación está bajo control", dijo Ima Niboro, portavoz del vicepresidente.

No está claro si Yar'Adua, que lleva casi dos meses en un hospital de Arabia Saudí, ha sido informado de la situación.

La violencia de esta semana comenzó tras una disputa entre vecinos musulmanes y cristianos por la reconstrucción de las viviendas destruidas en los enfrentamientos de 2008.

Nigeria tiene una cifra similar de cristianos y musulmanes, a pesar de que las creencias animistas tradicionales se encuentran presentes en la fe de muchos nigerianos.

Al menos 40 personas murieron el mes pasado en enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad de Nigeria y miembros de una secta islámica en la norteña ciudad de Bauchi.