Viernes, 28 de Septiembre de 2007

Ceuta y Melilla acaban con las entradas masivas tras los asaltos de hace dos años

Agencia EFE ·28/09/2007 - 20:48h

Agencia EFE - Tercera valla o "sirga tridimensional" en el perímetro fronterizo de Melilla para blindar el paso a territorio español. Esta ciudad y la de Ceuta han conseguido acabar con las entradas masivas de inmigrantes tras los asaltos de hace dos años. EFE

Las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla han conseguido reforzar sus fronteras tras los asaltos masivos de inmigrantes subsaharianos deseosos de entrar en España que se produjeron hace dos años y que se saldaron con un total de 15 muertos en los tumultos.

Primero la frontera de Melilla, el 27 de septiembre de 2005, y después la de Ceuta, el 29 de septiembre del mismo año, sufrieron estos asaltos masivos, que desbordaron los Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes de ambas ciudades autónomas, obligaron al Gobierno a reforzar las fronteras, con lo que se han abortado estas expediciones, y trajeron también como consecuencia que Marruecos expulsase al desierto a muchos de estos subsaharianos que viajaban, en muchas ocasiones a pie, hasta el sueño europeo.

Desde mayo de 2005, pequeños grupos de subsaharianos optaban por el salto a la valla como método de entrada en Melilla y, de hecho, en los ocho primeros meses de ese año lo intentaron casi 11.000 inmigrantes.

La avalancha más numerosa de ese verano se produjo el 29 de agosto, con el intento de entrada de 3.000 personas, de las que 70 lograron su objetivo y una de ellas murió en el intento.

A partir de entonces, los saltos masivos fueron la tónica casi diaria de una ciudad cuyo Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), con capacidad para 480 personas, tuvo que acomodar tiendas de campaña para los inmigrantes que entraban a centenares.

La Delegación del Gobierno en la ciudad reforzó el despliegue de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a las que se sumaron el Ejército y la Policía Local.

Los asaltos masivos a la valla se saldaron con tres subsaharianos muertos dentro de la frontera española y cientos de heridos, que saturaron los servicios sanitarios melillenses, sin contar dos guardias civiles y un soldado que sufrieron heridas graves durante su labor de retención de las avalanchas.

Sin embargo, el episodio más negro tuvo lugar el 5 de octubre de 2005, cuando seis inmigrantes murieron y otros 30 resultaron heridos a manos de las fuerzas marroquíes en el más grave intento de salto masivo hasta la fecha.

La situación de Ceuta era bien distinta: no había precedentes de sucesos similares hasta la madrugada del 29 de septiembre de 2005, cuando se produjo el asalto a la valla que separa la ciudad de Marruecos de más de 500 inmigrantes subsaharianos, que se ayudaron con escaleras.

Esta avalancha provocó cinco muertos y más de un centenar de heridos, entre ellos tres graves al sufrir distintas fracturas cuando cayeron del doble vallado que separa ambos pasos, además de un desbordamiento del CETI, porque 214 inmigrantes consiguieron acceder.

El Gobierno español reaccionó ayudando a las fuerzas de seguridad marroquíes a contener el acercamiento de inmigrantes a sus fronteras y diseñando un nuevo sistema, conocido como sirga tridimensional, para que la entrada a España fuera más infranqueable.

Estas nuevas infraestructuras han cumplido su objetivo, ya que, desde hace dos años, sólo un inmigrante ha conseguido saltar la frontera Ceutí, mientras que el paso de Melilla sufrió en diciembre de 2006 varios intentos de entrada a España que fueron abortados por las fuerzas de seguridad marroquíes.