Archivo de Público
Martes, 19 de Enero de 2010

Las universidades perderán 220.000 alumnos hasta 2016

EFE ·19/01/2010 - 16:30h

EFE - El ministro de Educación, Ángel Gabilondo (i), el presidente del Banco Santander, Emilio Botín (d), y el presidente de la Conferencia de Rectores, Federico Gutiérrez Solana, hoy en Madrid en la presentación del informe "Universidad, sociedad y territorio".

Las carreras universitarias perderán 220.557 matriculados entre 2009 y 2016, con un descenso del 16,9 por ciento, aunque esta tendencia cambiaría suavemente a partir de entonces, según cálculos de un informe editado por la Universidad de Cantabria y Banco Santander.

"La menor demanda que se prevé -matiza el documento- no debe ser entendida como un problema, sino como una oportunidad en pro de una enseñanza de mayor calidad, de una disminución de la ratio de alumnos por profesor, de una mayor disponibilidad de tiempo para la investigación y para los postgrados y doctorados; en definitiva, en pro de una universidad de calidad de excelencia".

El informe, titulado "Universidad, sociedad y territorio", apunta, sin embargo, que los efectos de la inmigración en la demanda universitaria empiezan ya a percibirse, ya que representa un 1,7 por ciento actualmente y puede elevarse hasta el 5 por ciento en la próxima década.

En términos absolutos, la caída de la demanda universitaria será desigual por zonas geográficas, ya que se prevé más pronunciada en el cuadrante noroccidental de la península (Oviedo, León, Santiago, Valladolid, Cantabria, Burgos y La Rioja) que en el levante y el sur.

Por ejemplo, el distrito de La Coruña y Santiago de Compostela (dos universidades) perdería un 23,8 por ciento de alumnos; el de Madrid (13 universidades), un 19,1 por ciento; el de Barcelona (nueve universidades incluida Oberta de Catalunya), un 17 por ciento; Valencia (cuatro universidades), un 16,82 por ciento, y Sevilla (dos universidades), un 12,95 por ciento.

El informe constata que la universidad española ha pasado de la explosión de la demanda de titulaciones superiores en los años sesenta, setenta y ochenta al estancamiento de los noventa y la caída sostenida del momento actual, debido a un descenso de la natalidad fundamentalmente.

Como consecuencia, el número de alumnos de nuevo ingreso se reduce entre uno y tres puntos porcentuales cada año y así se mantendrá hasta 2016, "pudiendo cambiar la tendencia, bien que de forma moderada, a partir de ese año".

El conjunto de todas las universidades, públicas y privadas, pasaría de una estimación de 1.305.759 alumnos matriculados en carreras en 2009 a 1.085.202 en 2016.

Por sexos, la matriculación de varones iría de 562.690 en 2009 a 466.732 en 2016, es decir 95.958 menos (-17 por ciento), y las mujeres descenderían de 743.069 a 618.469, es decir 124.600 menos (-16,8 por ciento).

El envejecimiento de la población aboca a España a la productividad, que está muy relacionada con el nivel educativo, señala el informe, elaborado con la colaboración del Ministerio de Educación y la Conferencia de Rectores (CRUE).

Así, la importancia de las universidades deberá ser creciente, no porque deba aumentar su número, sino por su desarrollo interno e incremento de sus niveles de calidad y excelencia.

Las proyecciones del informe se basan en el padrón de 2007 publicado por el INE y datos estadísticos universitarios.

El documento también advierte el desajuste entre plazas universitarias y solicitudes de matrícula, con demandas de un 90 por ciento sobre la oferta en Ciencias Sociales y Jurídicas, un 81 por ciento en carreras Técnicas, un 70 por ciento en Experimentales y, la más baja, un 62 por ciento en Humanidades, con desequilibrios "muy marcados" en algunas titulaciones.

Sólo en Ciencias de la Salud la demanda supera ampliamente a la oferta.

El coordinador del informe, Pedro Reques, ha destacado, entre otros aspectos, la disparidad de edades del profesorado, ya que el cuerpo docente está envejecido en algunas universidades, con dificultades para el reemplazo generacional.

Es el caso de la Universidad Complutense, la de Barcelona, la UNED, la Autónoma de Madrid y la de Barcelona, la Politécnica de Madrid, la de La Laguna, la de Salamanca, Cantabria o Córdoba, frente a otras "rejuvenecidas", como Rey Juan Carlos, Gerona, Carlos III o pablo de Olavide.

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, ha defendido que las universidades definan sus estrategias y señas de identidad dentro de un sistema común, que no igual.

Se ha referido al próximo modelo de financiación universitaria, que mañana debatirá con las CCAA, que debe contar con indicadores, objetivos, incentivos, evaluaciones y rendición de cuentas.

El presidente de la CRUE, Federico Gutiérrez-Solana, ha señalado que la financiación es el "termómetro" que mide la confianza entre la sociedad y la universidad.

El presidente de Banco Santander, Emilio Botín, ha opinado que en las circunstancias económicas actuales es cuando hay que redoblar la apuesta por la educación y la investigación.

Esto no significa necesariamente invertir el doble, sino mejor, los recursos públicos y de las empresas.