Archivo de Público
Martes, 19 de Enero de 2010

Decretado un toque de queda de veinticuatro horas por los disturbios religiosos en Jos (Nigeria)

EFE ·19/01/2010 - 12:48h

EFE - Vista de una casa quemada tras los enfrentamientos entre jóvenes critianos y musulmanes en Nasarawa, en Jos (Nigeria), este lunes. La oleada de violencia ha dejado una veintena de muertos, por lo que las autoridades han decretado un toque de queda de veinticuatro horas.

Las autoridades del estado de Plateau, en el norte de Nigeria, han decretado un toque de queda de 24 horas diarias en la ciudad de Jos, donde al menos 27 personas han muerto en los disturbios religiosos entre cristianos y musulmanes que comenzaron el pasado domingo.

El responsable de información del Gobierno de Plateau, Gregory Yenlong, dijo que las autoridades han decidido ampliar el toque de queda de 12 a 24 horas al día después de que se reanudaran ayer los disturbios que han dejado también docenas de heridos y más de 1.500 desplazados.

Además de los 27 fallecidos contabilizados oficialmente hasta ahora, residentes en Jos relataron a Efe por teléfono que hoy mismo se habían producido algunas muertes violentas, entre ellas las de varios estudiantes de la Universidad de Jos cuyos cuerpos se encuentran frente al centro educativo.

La violencia entre las comunidades cristiana y musulmana comenzó el pasado domingo en el barrio de Nasarawa Gwon y se extendió rápidamente a otras zonas de Jos, donde se produjeron incendios y asaltos a locales comerciales.

Estos hechos se producen pocas semanas después de los violentos enfrentamientos religiosos en la ciudad también norteña de Bauchi, donde 39 personas murieron y docenas resultaron heridas en diciembre pasado en disturbios religiosos.

Previamente, en Jos, situada en la región del norte de Nigeria, donde la mayoría de la población es musulmana aunque hay una importante comunidad cristiana, han tenido lugar graves disturbios por motivos políticos y religiosos, con numerosas víctimas, en los años 2001, 2004 y 2008.

En noviembre de 2008, varios cientos de personas resultaron muertas y miles se vieron desplazadas de sus casas en un brote de violencia que se inició debido al retraso en la publicación de los resultados de las elecciones locales y que desembocaron en choques entre musulmanes y cristianos.