Archivo de Público
Martes, 19 de Enero de 2010

Tresserras dice que el "episodio de Centelles ha enfriado las relaciones con el Ministerio"

EFE ·19/01/2010 - 11:59h

EFE - El conseller de Cultura, Joan Manuel Tresserras. EFE/Archivo

El conseller de Cultura y Medios de Comunicación, Joan Manuel Tresserras, ha admitido, en una entrevista con Efe, que la compra del archivo del fotógrafo Agustí Centelles por parte del Ministerio de Cultura "ha enfriado" las relaciones entre ambas instituciones.

Tresserras señala que, desde que fuera nombrado en el año 2006, entre conselleria y Ministerio había habido "una relación institucionalmente muy buena".

En la etapa de Ángeles González-Sinde, concreta, "diría que las relaciones han sido particularmente cordiales, tanto en el terreno personal como a nivel operativo, porque nunca había habido una regularidad tan alta de reuniones entre la cúpula del ministerio y la del departamento".

Sin embargo, la compra del archivo Centelles supone "una mancha", porque "entendemos que no es aceptable que el Ministerio actúe con un tesoro patrimonial de estas características sin contar con el departamento" y agrega que "no podemos juzgar a qué nivel del ministerio se produjo eso, pero hay una incomodidad por nuestra parte".

Para el mandatario catalán, sin embargo, "el trato correcto y la colaboración con el Ministerio se mantienen, pero si hablamos de cordialidad el episodio Centelles ha sido un obstáculo, aunque tanto la ministra como yo nos hemos esforzado para que las cosas funcionen fluidamente".

El ministerio de Cultura adquirió el pasado mes de noviembre a los hijos de Agustí Centelles -Sergi y Octavi- el archivo del fotoperiodista por 700.000 euros, 200.000 euros más que los que ofrecía la Generalitat, aunque Treserras remarca que también les hubieran abonado los ingresos que podrían derivarse de la explotación económica del fondo en el período comprendido entre 2009 y 2015, lo que supondría, en su opinión, superar la oferta del Ministerio.

En la entrevista, el conseller se ha referido asimismo al caso del Palau de la Música, que, además de provocar "consternación", ha tenido un "efecto evidente de desincentivación" de posibles patrocinadores, pero, a la vez, recalca que los principales continúan.

Tresserras ha sostenido que después de destaparse el saqueo de las arcas del Palau por parte de su antiguo presidente Félix Millet se ha podido poner bajo sospecha "una actividad a la que se dedican miles de personas de forma abnegada, desinteresada y generosa", pero también "ha habido una reacción que te hace ser muy optimista".

En este sentido, indica que "a los tres o cuatro días de saberse lo que había ocurrido, los principales patrocinadores llamaron al Palau y dijeron: 'Estamos con vosotros y mantenemos el apoyo, caiga quien caiga'".

Además, el conseller recuerda que este hecho coincide con una época de crisis económica, "lo que ha llevado a una caída del patrocinio, aunque en casos que he podido vivir directamente, en general, las empresas no se van, lo que hacen es replantear sus aportaciones".

A su juicio, "ha habido un comportamiento muy racional, muy responsable, de mucha sinceridad y transparencia entre el mundo de la cultura y el patronazgo".

Joan Manuel Tresserras argumenta que, aunque desde un punto de vista jurídico "no lo tengamos bien resuelto, porque no hay una buena ley de patrocinio y mecenazgo, sí hay en los últimos años una cultura de las empresas en el sentido de incorporar la noción de responsabilidad empresarial y de que debe devolverse a la sociedad una parte de lo que la sociedad les proporciona".