Archivo de Público
Martes, 19 de Enero de 2010

Tertsch agradece que su "aniquilación civil" haya fracasado

En su regreso al 'Diario de la Noche' de Telemadrid sentencia que lo mejor para Haití es "gozar de una ocupación norteamericana"

PÚBLICO.ES ·19/01/2010 - 00:30h

El periodista de Telemadrid, Hermann Tertsch.

Herman Tertsch ha vuelto. Y lo ha hecho corriendo un supuesto tupido velo sobre su agresión. Antes de agradecer a las fuerzas de seguridad sus esfuerzos por "hacer fracasar su aniquilación civil", el periodista de Telemadrid, que se reencontraba con las pantallas tras algo más de un mes de baja después de sufrir una patada en la espalda en un local de la noche madrileña, quiso recordar a su audiencia lo más importante de la actualidad.

Tertsch no ha perdido el tiempo y durante todos estos días ha encontrado la solución a la catástrofe de Haití. El periodista aseguró en su Diario de la Noche que lo mejor para un pueblo que está sufriendo "consecuencias bíblicas, estigmatizado por la pobreza y la miseria, es gozar de una ocupación norteamericana por tiempo indefinido".

Para el analista, los problemas de Haití, "donde la pasión se ha convertido en quimera", radican en dejarse llevar por la organización de unas Naciones Unidas que han demostrado su "ineptitud e inoperancia". De ese modo, no quiso perder la ocasión para criticar a aquellos que desconfiaban del "buen hacer del unilaterismo norteamericano".

Antes de acabar su introducción al telediario nocturno de Telemadrid, Tertsch también tuvo palabras de recordatorio para el caso faisán y para los "cobardes colaboradores de banda armada" a los que, según él, el Ministerio de Interior mantiene a sueldo. Sin embargo, escasos segundos después, y para concluir, quiso "agradecer los esfuerzos de las fuerzas de seguridad" que han evitado su "aniquilación" por lo civil, algo que, explicó, le hace "mantener la esperanza".

Una historia de conspiraciones

El regreso de Tertsch prometía. Y es que horas antes de su reaparición aseguraba en una entrevista que "seguiré opinando, aunque me vuelvan a partir las costillas", además de dejar claro que no se arrepiente de nada ya que "muchas veces hay que decir frases para remover conciencias". 

El, seguramente, periodista más famoso de Telemadrid saltó a los medios de comunicación después de ser ingresado tras haber sido golpeado en un bar de copas del centro de Madrid y que le sirvió para convertirse en mártir de la libertad de expresión por el Partido Popular y por el Gobierno de la Comunidad de Madrid con su presidenta, Esperanza Aguirre, a la cabeza.

La supuesta conspiración contra Tertsch acabó en una orden de alejamiento para el supuesto agresor 

La Policía abrió una investigación que acabó con la detención y posterior puesta en libertad sin fianza de Ramón Narváez Gandarias, propietario de un local en el madrileño barrio de Salamanca y supuesto agresor de Tertsch.

Antes de ello, el PP, sus juventudes y la derecha mediática ya habían sacado sus propias conclusiones con dos claros culpables: el Gran Wyoming y, por consiguiente, toda la La Sexta, y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

La propia Aguirre se encargó de enlazar nexos causales entre la agresión a Tertsch y un vídeo humorístico publicado en el programa de Wyoming, El Intermedio, donde se paradioba unas declaraciones desafortunadas del periodista, además de relacionar la agresión con las "agresiones morales" supuestamente sufridas por el periodista por su actitud crítica con el Gobierno.

Sin más, el componente ideológico en el suceso terminó por esfumarse. Así lo estableció la propia Policía en su investigación. La presunta conspiración, convertida por el periodista en una cuestión de Estado, acabó en una orden de alejamiento de 500 metros para el supuesto agresor, así como una prohibición para comunicarse con él por ningún medio, medida que para el propio Narváez carecía de sentido ya que ha asegurado en todo momento que no tiene relación alguna con Tertsch.