Archivo de Público
Martes, 19 de Enero de 2010

El PP se desmarca del pacto educativo

Rajoy presenta un texto de máximos que dificulta el consenso

JAVIER SALAS ·19/01/2010 - 00:10h

El PP pretende cambiar de arriba abajo Educación para la Ciudadanía. - GABRIEL PECOT

El líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, presentó ayer en Toledo un documento que aleja el objetivo de lograr un pacto político por la educación en España. Los conservadores hacen en el texto un desglose exhaustivo de toda su política educativa, con un articulado más cerca de una nueva ley que de un documento de mínimos en busca de consenso. Así, Rajoy apuesta por eliminar el espíritu original de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, incentivar el desarrollo de la red de centros educativos concertados y reducir en un curso el periodo de escolarización obligatoria que comparten todos los alumnos.

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, había asegurado a sus compañeros durante el Consejo de Ministros del pasado viernes que el pacto sería posible en marzo gracias a la voluntad política de los partidos. Sin embargo, la voluntad del PP se muestra propicia a tensar la cuerda del entendimiento.

Los conservadores quieren adelantar el comienzo de la FP a los 15 años

Así lo sugirió ayer el portavoz socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, que retó a Rajoy a que aclarase sus intenciones: "El PP ha dicho que está por un pacto por la Educación, pero está haciendo propuestas unilaterales que rompen y atacan la igualdad de oportunidades. Deben aclarar si están por el pacto o no".

"Publicidad política"

En el PSOE no han gustado nada algunos de los planteamientos del PP, en especial el referido a la Formación Profesional. La responsable socialista de Educación, Cándida Martínez, criticó con dureza el "acto de publicidad política" de Rajoy, a quien acusó de "poner trabas a un acuerdo que está siendo demandado por la sociedad".

El PSOE denuncia que la medida propuesta "segrega a los jóvenes"

La medida propuesta por el PP de adelantar un año el final de la ESO (a los 15, en lugar de a los 16) para anticipar un curso la elección entre el Bachillerato o la FP es, en opinión de Martínez, un "planteamiento que segrega a los jóvenes". Para evitarlo, Martínez apuesta por mantener la "enseñanza común, que no homogénea" hasta la edad de escolarización obligatoria, los 16 años. Los sindicatos se mostraron especialmente pesimistas sobre el futuro que le pueda quedar al pacto. El secretario general de Educación de CCOO, José Campos, aseguró que ayer no había sido un buen día para el acuerdo, y auguró que este será "imposible" si los dos grandes partidos vuelven a las "trincheras ideológicas".

El pesimismo de Campos tiene doble valor, ya que hizo estas declaraciones minutos después de reunirse con el ministro Gabilondo para tratar las sugerencias del sindi-cato de cara al posible pacto.

Su homólogo en UGT, Carlos López, consideró el acto de los conservadores en Toledo como la "escenificación de la ruptura del pacto", por lo que se mostró "muy preocupado". A su entender, "cuando se está trabajando en lograr consensos, fijar posiciones de máximos frente a las posiciones comunes no es el mejor camino". López asegura que acudió al evento del PP "pensando que trataría las pautas generales de sus posiciones, no el exhaustivo desglose de los propios planteamientos".

No es la primera vez que el PP lanza propuestas unilaterales en pleno periodo de diálogo. En octubre del pasado año planteó en el Congreso una moción, que fue rechazada, para que se otorgara a los docentes la categoría de autoridad pública. En septiembre, también se rechazó otra propuesta parlamentaria de pacto educativo unilateral por parte del PP.