Archivo de Público
Lunes, 18 de Enero de 2010

EEUU y la ONU impulsan la seguridad en Haití ante los saqueos

Reuters ·18/01/2010 - 21:16h

El Ejército estadounidense protege la entrega de ayuda y Naciones Unidas pide más tropas de paz para mejorar la seguridad en Haití, mientras aumentan los saqueos y decenas de miles de personas esperan desesperadas atención médica y comida.

Cientos de carroñeros y saqueadores rondan las tiendas destruidas del centro de Puerto Príncipe, aunque se ven algunas señales de normalidad con la aparición de vendedores callejeros ofreciendo frutas y verduras.

"No tenemos la capacidad para arreglar esta situación. Haití necesita ayuda (...) los estadounidenses son bienvenidos aquí. ¿Pero dónde están? Los necesitamos aquí, en las calles con nosotros", dijo el policía Derain Robenson, mientras perseguía saqueadores.

Unos 2.200 marines con equipo pesado para despejar escombros, ayuda médica y helicópteros llegarían el lunes, dijo el Comando Sur de Estados Unidos, que busca tener 10.000 tropas en la zona para la operación de rescate.

El jefe de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, dijo a su vez que ha recomendado al Consejo de Seguridad que se sumen 1.500 policías y 2.000 soldados a la misión de paz que mantiene la ONU en Haití, actualmente con 9.000 personas.

Líderes mundiales comprometieron ayuda masiva para reconstruir Haití después del terremoto que mató a unas 200.000 personas y dejó en ruinas la capital, Puerto Príncipe.

Instituciones de la Unión Europea y estados miembros han ofrecido más de 400 millones de euros (575,6 millones de dólares) en ayuda de emergencia y a largo plazo a Haití.

El presidente haitiano, René Preval, pidió a los donantes que no se centren sólo en la ayuda inmediata para los haitianos, sino también en el desarrollo a largo plazo de una nación que ya antes del desastre era la más pobre del hemisferio occidental.

"No podemos simplemente curar las heridas del terremoto. Debemos desarrollar la economía, la agricultura, la educación, la salud y reforzar las instituciones democráticas", dijo Preval en una reunión con donantes en la vecina República Dominicana.

Los equipos de rescate se esfuerzan para hacer llegar la ayuda médica a los supervivientes heridos y hambrientos, muchos de los cuales siguen viviendo en campamentos improvisados en las calles repletas de escombros y cadáveres en descomposición.

"La situación es muy difícil sobre el terreno, incluso para las agencias y países que están corriendo para ayudar. La supervivencia mínima incluso para el equipo allá es un tema", dijo la directora de la Organización Mundial de Salud, Margaret Chan, en Ginebra.

Cuando ha pasado una semana del inicio de la crisis, la ayuda internacional empieza a llegar a quienes lo necesitan, retrasada por atolladeros logísticos y preocupaciones de seguridad.

SEGURIDAD CRÍTICA, REUNION DE DONANTES

Preval dijo el domingo que los soldados estadounidenses ayudarán a la misión de paz de las Naciones Unidas a mantener el orden en las calles, donde las abrumadas fuerzas de paz y policiales no han sido capaces de mantener una seguridad completa.

El presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, propuso el lunes crear un fondo especial de 10.000 millones de dólares para el desarrollo de Haití, tras una reunión con representantes de varios países para evaluar un programa de ayuda a la nación caribeña.

"Haití va a requerir para un plan integral de desarrollo nacional de unos 2.000 millones de dólares al año. Estaríamos hablando de un programa de cinco años de cerca de 10.000 millones de dólares," dijo Fernández.

A su vez, el presidente senegalés, Abdoulaye Wade, propuso que naciones africanas ofrezcan a los supervivientes haitianos la posibilidad de reestablecerse en África, "la tierra de sus ancestros".

"África debería ofrecer a los haitianos la opción de volver a casa. Ése es su derecho", dijo Wade en su página web.

La prensa local citó a funcionarios senegaleses diciendo que el país del occidente africano estaba listo para ofrecer parcelas de fértiles tierras a haitianos.

LA POLICIA PERSIGUE A SAQUEADORES

Los escombros apilados en las calles retrasan la entrega de suministros médicos y alimentos, pero hay signos de progreso y los equipos médicos internacionales empiezan a encargarse de los hospitales, donde personas gravemente heridas permanecieron días sin ser tratadas.

Equipos internacionales de rescate corrían contrarreloj para sacar a los supervivientes de los edificios colapsados. Se han producido más rescates con éxito seis días después del desastre.

Camiones repletos de cadáveres transportan los cuerpos a fosas comunes fuera de la ciudad, pero aún se cree que decenas de miles de víctimas siguen enterradas bajo los escombros.

A medida que aumenta la desesperación aparecen más saqueadores en las tiendas destrozadas de Puerto Príncipe y se enfrentan entre sí con cuchillos, martillos y piedras mientras la policía intenta dispersarlos con disparos.

"Si las cosas explotan depende de si la ayuda llega a través de la comunidad internacional", dijo el comandante de policía Ralph Jean-Brice, a cargo del Departamento Oeste de Haití, cuya fuerza se ha visto reducida a la mitad debido al terremoto.

El Ejército estadounidense dijo estar haciendo su mejor esfuerzo para tener la mayor cantidad de aviones posibles en Puerto Príncipe, después de que agencias humanitarias se quejaran de que algunos envíos no había podido aterrizar en el aeropuerto controlado por EEUU.

Oficiales militares estadounidenses esperan reabrir el puerto marítimo de Puerto Príncipe en uno o dos días, pero dependen por ahora en las entregas por paracaídas para distribuir raciones de comida y agua.