Archivo de Público
Martes, 19 de Enero de 2010

El último futbolista forofo

Michu, centrocampista del Celta y oviedista confeso, renuncia a fichar por el enemigo Sporting

ÁNGEL GARCÍA ·19/01/2010 - 05:00h

gonzález fierros / la voz de asturias - Michu, durante su etapa como jugador del Oviedo.

¿Lealtad a unos colores o dinero? La respuesta de Miguel Pérez, Michu, (Oviedo, 1986) no apeló al lado mercenario del fútbol, al que se asocia a contratos que esconden los sentimientos. El jugador del Celta dijo no a una oferta del Sporting que doblaba su salario actual. Renuncia a dos millones largos de euros por cuatro años, más del doble de lo que gana en Vigo. Y lo hace, no por fidelidad al Celta, sino al azul del Oviedo donde nació, se crió como futbolista y debutó en el primerequipo con apenas 16 años.

Rebobinando la historia que ha tenido en vilo a dos clubes, el Sporting y el Celta los gallegos pensaban reinvertir el dinero de la venta de Michu en Jonathan Pereira, todo parte de la salida del gijonés Míchel al Birmingham, de la Premier League. Preciado, ante la situación huérfana en la que queda el centro del campo rojiblanco, insistió en reforzar al equipo con Michu. Incluso, en rueda de prensa, alabó las condiciones del ovetense. "Hablé con Preciado después de lo que dijo porque me hizo sentirme muy halagado. Pero sólo eso, nada más. La conversación terminó ahí", dijo el lunes a Público el jugador, cuyo caso ha provocado tal expectación que hoy comparecerá en una conferencia de prensa que se anuncia multitudinaria e intensa.

"Nadie me ha amenazado, mi decisión es muy personal"

Las palabras del técnico cántabro encontraron, por otras vías, la rápida respuesta de los gestores deportivos del club de Gijón, que reunidos con el padre, hasta la fecha representante del jugador, y a contrarreloj, pusieron sobre la mesa unas condiciones mareantes que hicieron dudar al centrocampista del Celta.

Entonces apareció el Oviedo y su maltrecha afición (el histórico club milita en 2ª B después de descender a 3ª en 2003 por impagos) que asistían al espectáculo desde las bambalinas, con sus ojos cimentando la revancha.

Ultras a escena

"Me siento del Oviedo y ese es un aspecto muy importante"

Los Ultra Boys, radicales del Sporting, sacaron un comunicado señalando la no conveniencia del fichaje de un jugador que siempre ha paseado su sentimiento carbayón. La excesiva identificación de Michu con el Oviedo siempre que puede acude al Carlos Tartiere y presencia los partidos en el fondo de la Peña Symmachiairii, ultras azules chirriaba en no pocos sectores del Gijón futbolístico. Algunos seguidores ovetenses reaccionaron de igual forma, calificándole de traidor. Se ha llegado a decir que el jugador recibió amenazas, pero él lo niega: "Nadie, insisto, nadie, me ha amenazado, ni por teléfono ni en el correo electrónico. Mi decisión es muy personal, sólo mía, de no salir del Celta".

Tiene claro que hay ciertos valores con los que no puede discutir, entre ellos, sentir los colores del club que le formó: "Está claro que he jugado en el Oviedo y me siento de ese club, y este es un aspecto importante que también ha tenido que ver en la decisión tomada". A modo de sentencia, añade: "Sé que es complicado llegar a Primera, pero no hay marcha atrás. Lo que más me duele es que se han dicho muchas cosas que no son ciertas".

Hoy, ante los medios de toda España, explicará sus sentimientos y el proceder de su padre, José Luis Pérez, a la hora de abrir una negociación tan delicada. El contrato estaba redactado, y sólo faltaba la firma del interesado, al que intentaron convencer en vano su progenitor, su hermano y su novia.

Si en Gijón ya barajan otros nombres, en Oviedo sonríen. Tienen un nuevo héroe que les ayuda a sostener los sueños de volver cuanto antes al fútbol profesional. Con la decisión de Michu ganan mucho más que un partido.